lunes, octubre 24, 2005

50 años de Seminci

El fin de semana del 23 de octubre de 2005 nos acercamos a la Seminci. Con mucha más ilusión este año al celebrarse las bodas de oro. Desde aquí un aplauso muy grande a la organización por conseguir que este certamen cumpla su 50 aniversario y por intentar que se conozca cada vez más. Gracias por el buen cine que siempre muestra la Seminci y por esa sección "50 AÑOS AMANDO EL CINE". Gracias de verdad.

Pero, aquí viene el pero, he encontrado y vivido algunas faltas que me han decepcionado un poquito en esta 50 edición. Las cuento con todo el cariño del mundo, como semanista, y con idea de que sirvan para que la edición 51 y posteriores sean mejores, mucho mejores.

- Como ya he dicho vivo en Madrid. Y durante las semanas previas al arranque de la Seminci he seguido con interés las noticias que se iban publicando en la página web esperando encontrar la programación. Me parece buena idea dar un avance una semana antes, pero no que la programación se cuelgue el viernes mismo de la inauguración. Demasiado tarde. Máxime cuando las entradas para las sesiones matinales del sábado 22 y 23 se ponen a la venta desde el día 17.
- La caseta sobre la Seminci situada en la Plaza Mayor, el sábado por la mañana estaba sin montar... Debería haber estado bastante antes.
- Cada cine de la Seminci se regía por unas normas a la hora de sacar entradas de tal forma que creaban desconcierto a los semanistas. No sabías si se podían sacar entradas para la sesión del día siguiente la tarde anterior: en algunos cines parece que sí puesto que las entradas la tarde del sábado ya estaban agotodas para la matinal del domingo. Sin embargo en otros cines las vendían a partir el domingo por la mañana...
- Respecto a la venta de dos entradas por persona, también creaba confusión a los que nos acercábamos a la taquilla. De tal modo que si hacías caso a la norma y en taquilla pedías sólo dos entradas, te veías separado de parte de tus acompañantes, comprobando a continuación que la persona que iba detrás de tí en la cola pedía más de dos entradas y se las daban... ¿o también dependía del cine?
- El sábado en la sesión de las 19:00 horas en el Teatro Calderón sufrimos una situación bastante inadecuada para esta 50 edición. Había mucha gente para acceder al teatro (que tiene un aforo de 700 localidades). La hora de inicio de la sesión se acercaba pero aún eramos muchos los que no habíamos podido entrar. Una única puerta daba acceso al teatro... Una vez accedimos subimos a la 3 planta bajo la indicación de la persona que revisó nuetras entradas. Comprobamos que una vez en la 3 planta que no era allí la ubicación correcta. Nuestras entradas correspondían a la 2 planta. Cuando bajábamos el cortometraje ya había comenzado y no nos querían dejar acceder a nuestros asientos. No íbamos a ver un corto que se estrenaba en ese momento y que difícilmente se tendría otra ocasión para verlo en pantalla grande. Al final sí lo pudimos hacer, pero creo que la situación no fue nada profesional ni daba signos de organización por muchas de las cosas aquí expuestas.
- Me ha parecido, y esto es una impresión, que las películas de la sección oficial se podían ver pocas veces. Dos días. Quizá se podría dedicar la semana de la Seminci a la visión de las películas de concurso en más ocasiones en más cines, compartiendo con las otras secciones y alargar otra semana para lo que no se haya podido ver en Tiempo de Historia, Punto de Encuentro, Spanish cinema, etc. Entiendo que las salas son limitadas por eso propongo alargar la Seminci en estas secciones una semana más.

Desde luego seguiré apoyando a la Seminci en todo lo que desde mi mano pueda hacer. ¡Y que siga el buen cine!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.