martes, enero 31, 2006

Los Goya y el mismo tostón de siempre

Pues parece que ya no hay remedio: la ceremonia de los Goya está advocada al fracaso in secula seculorum. Y es que lo que vivimos y sentimos los que estábamos frente al televisor el domingo por la noche, no pudo ser mas decepcionante. ¡20º aniversario de la ceremonia! ¡El 20 cumpleaños del cine español! Pues la verdad es que se podían haber esmerado un poquito más. Empezando por los conductores de la gala, continuando por ese estridente estribillo que separaba nominación de nominación y terminando por ese final tan: ¡Buf! ¡Lo conseguimos! ¡Hemos llegado al final de la gala, aunque ustedes no se lo crean! Claro que nos lo creíamos, más vergüenza ya no era posible sentir.
La gala, para los que no la visteis, fue aburrida, con chistes que no eran tales, con parejas presentadoras que no emanaban conexión entre ellas (la guinda: Pepe Sancho y Jose Activia Coronado), cambio de traje de la presentadora femenina (y luego nos quejamos de si mujer florero), con sobres que no se abrían, con micros que corrían el peligro de comenzar a balancearse y golpear el atril, mal sonido en muchas ocasiones, y ... Y es que parece que no aprendemos. ¡Los sobres tan cerrados! Pero señor, ¡qué hay que abrirlos! ¡Qué el premiado está escrito dentro! Y luego Carmelo Gomez en la sala de maquillaje mientras le presentaban como candidato al mejor actor de reparto. Premio que se llevó y que casi tiene que recoger su compañero de pelicula Eduard o él mismo en calzoncillos. ¡Qué poca previsión! Y tampoco entiendo como no es una norma de la gala que por cada premio hable sólo uno de tres o cuatro que suben a recogerlo. Uno solo. Ya sé que recibir un Goya es algo muy importante en la carrera de uno, pero tanto saludo aburre al personal. Y qué decir de ese trasiego que se trae el Goya entre el grupo de premiados en el estrado. Cada vez que termina de hablar uno se lo pasa al siguiente para que lo muestre mientras saluda a papá y a mamá... Cualquier día la cabeza de Goya acabará rodando por los suelos. ¿Tanto cuesta hacer un Goya para cada uno? Y para los premiados, un poquito de por favor, parafraseando a mi querido Emilio. Que yo creo que hay más cosas interesantes y que inviten al ciudadano de a pie a ir a ver tu trabajo en el cine que decir a Mari o a Pepa lo mucho que le agradezco que me aguente todos los días. Parece que están pidiéndole públicamente: ¡No me abandones! como si de un pograma de Diario de (poner aquí un nombre) se tratara.
Al pobre Pedro Marsó (Goya de honor) le tuvieron bailando por el escenario de aquí para allá (y es que esto del baile está muy de moda en la televisión pública últimamente). El hombre ya no tiene edad para esos pasos tan apresurados (sin haber recibido las correspondientes clases con Anne). Y eso que la intervención de Imanol fue de lo mejor, junto con el sarcasmo de Santiago Segura y la dulzura de Maribel Verdú envuelta en su fantástico vestido de Chanel :-)
Y ya que hablamos de vestidos... desde luego la ministra de cultura fue muy atrevida con su color fucsia y lacitos multicolores del modelito Agatha Ruiz de la Prada. En fin, esta Agatha vive en el país multicolor. Concha Velasco elegante con su vestido negro inicial. Justito. Nada que ver con el vestido goyesco que lució en la segunda parte de la ceremonia...¡Buf! El de Elsa Pataky me gustó. También el traje blanco de Elvira Mínguez. Y guapa guapa estaba Aitana Sánchez-Gijón. Lo que sí llamaba la atencion con tanto palabra de honor y escote era la ausencia de rayos UVA. No sé, quizá un poquito no hubiera estado de más...
Asi que después de ésto, levántate el lunes con los ojos pegados y saca tu espada, bastante mermada visto lo visto, para seguir defendiendo el cine español entre tus colegas de café. Si que nos lo ponen difícil, sí.

5 comentarios:

  1. Fernando15:33

    Hola, buena descripción de la gala de los Oscar. No la vi, pero por lo visto en anteriores ocasiones me cuadra, y ciertamente es triste.

    Felicitarte por la redacción del articulo muy ameno de leer. Bueno en general por los artículos, el tono desenfadado pero a la vez serio y con una dosis de critica constructiva se agradece.

    Supongo que el despliegue de artículos inicial se corresponderá con la inauguración del blog, porque sino ... que blogger vaya reservando más capacidad de almacenamiento ;-)

    P.D: Aunque he tenido ciertas "presiones" positivas para leer este blog, he de reconocer que está currado y ha merecido la pena. Así que lo incluiremos en la lista de enlaces favoritos. Da hasta "envidia", si al final estamos rodeados de artistas (en el sentido más amplio de la palabra) :-)

    ResponderEliminar
  2. Linuxator17:32

    Alguien debería reflexionar por qué a Resines lo ve un montón de gente los miércoles y poquísima en los Goya. ¿No son españoles Los Serrano?
    El cine español debe entender que la gente vamos a ver buen cine, independientemente de la nacionalidad. Cuando llega una película como I.A, es un fracaso por muy de Hollywood que sea, y cuando llega Titanic rompen records de taquilla.
    Con el cine español pasa igual. Para ver El Otro Lado de la Cama hubo colas en taquilla, pero para ver el último petardo de Almodovar ya está "El País" para hacerle la pelota y regalar sus videos; no se debe quejar por que vaya poca gente a ver sus bodrios.

    ResponderEliminar
  3. Si se reflexionara porqué se ven Los Serrano y Gran Hermano, creo que nos asustariamos a nosotros mismos... La gente no quiere pensar, quiere lo fácil. En todos los órdenes de la vida y en el cine también. Películas como El otro lado de la cama y Torrente X tendrán mucha aceptación aquí dentro y ninguna proyección internacional. Y otras películas que gustan fuera no gustan aquí... Así somos! Pasa en las mejores familias! No nos gusta tener que estrujarnos los sesos para encontrarle sentido a una película. Tanto española como de fuera. Y eso de que aquí en España no se hace buen cine no es para nada cierto. Hay verdaderas joyitas que pasan inadvertidas, sepultadas bajo momias, extraterrestres y super policias. ¿Cuál es el antídoto? Pues no lo sé. Desde luego subir el precio del cine, no lo es. Ni quitar salas para llevarlas a los centros comerciales, pues tampoco. ¡Y viva Pedro Almodovar y su cine!

    ResponderEliminar
  4. Sólo una puntualización: ¿Por qué esa fricción con Almodóvar que se desprende del comentario de linuxator?? Es un director de cine de autor, que puede no gustar (por sus temáticas, por sus colores, por sus arquetípicos personajes,...), pero sus guiones están muy currados y la realización cinematográfica es casi impecable. Respecto a la taquilla, no creo que a las películas de Almodóvar vaya poca gente precisamente... :-| Así que no sé por qué le ha puesto en ese comentario de paladín del mal cine español porque no lo es.
    Respecto a lo de "bodrio" creo que es una afirmación demasiado atrevida. Puede no gustar, pero no es una chapuza. Por el contrario, como bien indica las razones la autora del blog, la gala de los Goyas sí que lo es.

    ResponderEliminar
  5. linuxator7322:46

    He de reconocer que JLPA tiene razón: hay cine español todavía peor que el de Almodovar.
    Respecto al comentario de Beatriz de "a la gente no le gusta pensar" recomiendo encarecidamente la asistencia a la película "Mona Lisa Smile". Es una película maravillosa, como ya he dicho en algún blog, sobre ese tipo de opiniones. Que a la gente no le guste el camino cultureta y gafapastifero no les hace peores ni inferiores.

    El cine español no ha sabido interpretar los gustos del público, y por eso fracasa mayoritariamente. El cine se hace para la gente y no al revés.

    Afortunadamente el mercado es un juez fiel e imparcial que pone a cada uno en su sitio.

    ResponderEliminar

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.