viernes, febrero 03, 2006

Lo barato sale caro

Ayer hablaba con mi amiga Christa sobre la eterna duda a la hora de comprar: prenda de marca o sin ella... ¿Qué hacer? Está claro que la marca se paga, eso es cierto. Y que a veces el solo hecho de girar la etiqueta para ver el precio nos produce tal mareo que tenemos que agarrarnos a la percha y tomarnos un caramelo para subir nuestro nivel de glucosa.
Pero también es cierto que la calidad de las prendas de marca y el tiempo de vida de las mismas es mucho mayor. Christa me hablaba de las señales que le dejan en sus pies las bonitas sandalias chinas. Bonitas, sí, pero de plastico. Y mi última experiencia con unas botas de tienda de saldo desde luego no ha sido de lo mejor. Os cuento.
Durante las navidades me compré unas botas negras bien bonitas en una tienda de precios bastante asequibles. Las botas son originales y cómodas y me quedaban bien. Calidad del material, pues no muy buena, pero una piensa: son unas botas que apenas se ven luego con los pantalones y que se estropean en cuanto das los primeros pasos. Así que caja en ristre me dirigí a pagar. Bueno, pues la tercera vez que me puse las botas... me quedé con el tacón de una de ellas en la mano :-ooo Y como siempre estas cosas no pasan cuando estás a punto de llegar a casa, ¡no! Ocurren cuando has quedado con tu chico para acompañarle a ir al oculista. Y viéndote en la necesidad de acompañarlo, (más que nada para guiarle después de que le hayan dejado la pupila como un balón de fútbol), pues coges el tacón, lo guardas en el bolso, pones tu mejor sonrisa y caminas de puntillas mirando a la gente diciéndoles: ¿¡Qué pasa!? ¡Es lo que se lleva ahora! Aunque por dentro estás pensando que nunca jamás comprarás otras botas por menos de 100 euros ni aunque te tilden de pendejo ;-)
Y es que al final lo barato sale caro.

4 comentarios:

  1. En efecto, doy fe fehaciente del citado suceso porque yo fui el ínclito del oculista. Bien es verdad que las cosas baratas por lo general suelen salir defectuosas. Sin embargo también es una realidad, triste realidad, que cosas muy caras o denominadas de marca en varias ocasiones se verifica que:
    1. Están manchadas en la propia tienda y no tienen más
    2. Los adornos o bisuterías complememtarias se van cayendo
    3. Los botones están mal ajustados, colgados o incluso perdidos
    4. Hay agujeritos, hilos sueltos, mal acabado
    5. Fallan las clavijas, formatos, batería (si hablamos de dispositivos electrónicos)

    En fin, que estoy deacuerdo con que a veces lo barato sale caro, pero también es verdad que es mucho más doloroso cuando lo que se rompe o estropea es algo de elevado precio. La realidad imperante nos demuestra que no siempre lo caro es sinónimo de garantía.

    ResponderEliminar
  2. Lo barato sale caro. 100% de acuerdo. El tema del precio fastidia mucho pero la marca es una garantía, y puedo poner 1000 ejemplos.
    También entiendo que lo de comprar marca o no depende de si tienes dinero o no, y también de tu forma de ser, de algo que se llama "estilo", aunque suene cursi. A mi lo barato sinceramente no me parece de buen gusto.

    Pues yo me suelo comprar zapatos caros, alrededor de los 180 Euros...Se puede decir que soy un poco pijo, y la verdad es que me da reparo decir que me he gastado dicha cantidad en unos zapatos,...Pero la calidad, SE NOTA!!! El material, el cosido, el buen gusto del modelo...mil cosas.

    Siento lo de tu chico y que le hayan puesto así el ojo. En cuanto a lo del momento, ya se sabe que Murphy es malo malo y que ataca cuando menos se le espera.

    Y para la bolera Levosqui siempre se compra un buen calzado, porque un buen "strike", un "strike" supersónico, es un compendio de muchos factores, destreza, inspiración, y porque no decirlo, buenas zapatillas de bolos.

    Nos vemos en la bolera.

    ResponderEliminar
  3. Pues, toda la razón. Lo barato sale caro. Ya te conté lo que me pasó con las lindas sandalias chinas (tan baratas como malas). Y qué decir de tu bota sin tacón. Nada que hacer, sobre todo con los zapatos, prefiero gastar un dineral antes que tener estropeados los pies. Ja, ya imagino como te veías caminando con tu bota: marcando nuevas "tendencias" en cuanto a calzado ;)
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Mónica23:21

    Pues yo no para todo, pero para los pies prefiero usar algo de calidad, porque si no tengo comprobado que me destrozan los pies. Y la verdad, prefiero no sufrir...

    ¿Y al final a tu chico le han puesto gafas o no? :-D

    Besitos.

    ResponderEliminar

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.