viernes, julio 28, 2006

Re-descubriendo


Un grupo de amigos. Fijar un recorrido por las calles de tu ciudad. Buscar el anochecer. Caminar. Y re-descubrir.

Estos fueron los ingredientes del paseo nocturno que la noche del miércoles disfrutamos por las calles y plazas del Madrid de los Austrias.










Partiendo de la Plaza Mayor tras contemplar la Casa de la Panadería y la Casa de la Carnicería, continuamos por Cuchilleros. Rememoramos su tradición a través de los nombres de los locales y restaurantes de la calle. Visitamos la Casa Botín. La Plaza de Puerta Cerrada. Con su cruz y sin su puerta. Con su historia de bandoleros. La calle del arquitecto Juan Gómez de la Mora nos lleva a la Plaza del Conde de Barajas. Interesantes la calle de la Pasa y del Panecillo (alimentos que el obispo repartía en estas calles y de ahí su nombre). La Plaza del Conde de Miranda de la que sale la calle de Puñoenrostro que nos lleva a la Iglesia de San Miguel. Subiendo por la calle del Cordón llegamos a la Plaza de la Villa. Descubrimos la escuela de gramática y retórica donde estudió Miguel de Cervantes. De la Plaza de la Cruz Verde y su leyenda pasamos a la calle del Rollo y sus truquelentas historias. La plazuela de San Javier da paso a la calle del Conde, la más pequeña de Madrid.



Cansados, pero contentos. Hemos sentido el paso del tiempo por estas calles madrileñas. La princesa de Éboli, Antonio Pérez, reyes, reinas, nobles, inquisidores...

¿Te animas a re-descubrir tu ciudad?

10 comentarios:

  1. No se por qué... pero me imaginaba que eras de Pucela... tienes ese no sé qué... que te delata, jajaja!
    Pues si hija, si.. de aqui soy; pero voya a menudo por Madrid, asi que cuando me pase te doy un toquecillo. Reconozco que me encanta Madrid. Me encanta tú blog de nuevo te lo repito. Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué envidia!
    Saludos, Beatriz. Gracias por los zapatos.

    Fabián y Estrella.

    ResponderEliminar
  3. Qué buena idea eso de pasear cuando el sol ya se ha ido y refresca un poco. Las fotos me han gustado mucho, la iluminación amarilla de las farolas le dan mucho encanto. Una muy buena opción para pasar una noche de verano.

    ResponderEliminar
  4. redescubrir mi ciudad es igual a desarrollar el conocimiento que tengo de mi.
    La mejor opción: olvidar medios de transporte motorizados y agilizar el ojo y todo lo demás a pata o en cleta.
    Gracias por el mensaje y la buena onda. En madrid estamos en espacio Diedro. diedro.com.
    Saludos pues desde el fininicio del globo.

    ResponderEliminar
  5. Que recuerdos, Beatriz...me has hecho caminar por el Madrid de los Austrias, COMO SI ESTUVIERA ALLÍ, cerré los ojos y me dejé llevar.
    Sí, REDESCUBRIR LA CIUDAD es un placer a nuestro alcance, pues siempre encuentras cosas nuevas.

    ResponderEliminar
  6. charo22:25

    La verdad es que muchas veces la ciudad de la que menos conocemos su historia...es la nuestra propia...

    Gracias por recordarnos que no hace falta marcharte lejos de vacaciones...para poder vivir momentos mágicos

    charo

    ResponderEliminar
  7. Tomas9:47

    Me han encantado las fotos!!! Qué chulo el paseo, lo mejor los guías, y los asistentes :-)

    Nada, nada, hay que empezar a preparar el siguiente...

    Salu2

    ResponderEliminar
  8. Pues si, el paseo estuvo genial ;-)) A ver cuando repetimos...

    ResponderEliminar
  9. Fue un buen paseo. Habrá que repetirlo :-)

    Por cierto, veo que Fabian te ha dedicado uno de sus diseños :-)

    ResponderEliminar

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.