sábado, noviembre 11, 2006

El día de la culpa y Odio a Hamlet

Dos títulos de dos representaciones alternativas que no por compartir post signifique que no puedan llenar cada una, por separado, un post.

El día de la culpa es una sucesión de texto y danza que llena el escenario, desgranando dos historias, cuatro mujeres, que se entrelazan, que se separan. Nos hablan de cosas íntimas, personales, de la comunicación, de la falta de comunicación entre una madre y una hija, de la soledad. Mujeres que se hallan entre el pasado y el presente, mezclándolos para construirlos y soportarlos.

Sala Cuarta Pared del 9 al 11 de noviembre (Madrid)


Odio a Hamlet es una tragicomedia en la que de forma hilarante se reflexiona sobre el mundo de los actores, de la televisión, del dinero fácil. ¿Qué es mejor, ser un buen actor, interpretar a Hamlet sobre un escenario al aire libre y con entrada gratuita, o ser un héroe televisivo y tener casas en la playa, coches, fama? Una difícil respuesta en la sociedad actual, dónde lo fácil es coger aquello que nos dará la tan ansiada tranquilidad en nuestra vida aunque no nos llene ni nos comprometa con nosotros mismos ni con la sociedad.

Teatro Guindalera Escena Abierta hasta el 25 de febrero.

Excelente el trabajo y el reparto de actores y directores en ambas obras, menores en cuanto a publicidad y salas, pero muy grandes en sí mismas. Muy recomendables para pasar un rato distinto y divertido. Además en ambas, después de la representación, puedes charlar con los actores y creadores de las obras.

4 comentarios:

  1. Es lo bueno de Madrid, que además de tener los grandes teatros (Español, Calderón, Muchoz Seca, etc...) tb puedes encontrar este tipo de teatro más independiente, en salas alternativas, que revitalizan y rejuvenecen la cultura. Por cierto, en la Sala Guindalera te ponen un chupito de licor de guidas muy rico en la tertulia ;-)

    ResponderEliminar
  2. Vaya, ni me da tiempo a comentarte porque cuando entro ya hay varias entradas que me he perdido. Las leeré poco a poco.
    Esto de las salas alternativas me parece algo fenomenal. Es bueno que lo no comercial también tenga cabida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo16:06

    Me muero de ganas de ir al teatro, ya tengo mono!!! Lástima que aquí solo nos leguen las "obras" de Arturo Fernández, Pedro Osinaga y cosas así...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué envidia! Sana, claro.

    ResponderEliminar

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.