martes, enero 23, 2007

Chiscoleando

Cuando conoces a Chiscolita, es imposible resistirse a sus encantos y no acabar chiscoleando. Yo no iba a ser menos.

Es una delicia recibir un paquete de Chiscolita. Todo está cuidado hasta el último detalle. Se respira tanto cariño y dedicación, que hasta da pena empezar a chiscolear.



Y cuando comienzas, vas de sorpresa en sorpresa:



Y más sorpresa que me llevé cuando vi ¡los fantásticos regalitos que me había hecho Chiscolita!


Si queréis Chiscolear, pasaros por el jardín de Chiscol, y adentraros en el mundo de la dulzura y de las flores...

Chiscoleando en Caleruega.

6 comentarios:

  1. Pero que buena pinta tiene todo!! desprende mucha ternura, es una monada el bolso... besillos

    ResponderEliminar
  2. ¡Estás guapísima Beatriz! Espero que disfrutes mucho de tu nueva casita y de su habitante.
    Desde Chiscol, un abrazo enorme para ti.

    ResponderEliminar
  3. muy linda tu casita, se ve mucha ternura de chiscol!!!!

    ResponderEliminar
  4. Xhiara16:31

    Genial Chiscol y todo lo que hace!


    Y además supermajísima!

    ResponderEliminar
  5. rosario22:16

    ¡Q monada la casita con su habitante chiscolita!
    ¡¡Q lo disfrutes!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Bonito...pero más bonita tú!!!! Muy guapa!!!!! Me encantaria ver tu armario ropero....lleno de todas estas cosas monas que compras. Mua

    ResponderEliminar

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.