viernes, enero 05, 2007

Un año en El Prado de las Merinas

En agosto de 2005 se inauguró en Caleruega el Hotel El Prado de las Merinas.

Después de más de 1 año en funcionamiento es un buen momento para hacer balance y reflexionar sobre el trabajo realizado y el futuro. Y qué mejor que mantener una charla con René y Helena, los dos artífices de este magnífico proyecto, en el propio hotel y disfrutando de una magnífica mañana de este recién estrenado 2007.



Pregunta: ¿Qué fue lo que decidió que vinierais a Caleruega y levantarais este hotel?

Helena y René: Los dos teníamos un sueño, irnos de la gran ciudad y hacer nuestra vida en el campo. La vida en Madrid era insoportable: ruido, contaminación, inseguridad, apartamento enano con 200 vecinos a los lados, arriba y abajo, para ver un trozo de verde teníamos que ir al Retiro por no hablar de nuestros trabajos. Los horarios que teníamos eran incompatibles con hacer vida familiar. A todo esto se le unió un deseo creciente por emprender algo juntos, algo nuestro, trabajar para nosotros…

Empezamos a buscar un terreno o una casa para rehabilitar, no muy lejos de Madrid, Cuenca, Guadalajara y casi por azar llegamos a Aranda y después a Caleruega. Nunca habíamos oído hablar de Caleruega, ni siquiera conocíamos la famosa calle de Madrid que lleva este nombre. No olvidaremos la impresión que nos causó la primera vista de Caleruega. Veníamos de Peñaranda y la carretera nos pareció que estaba en un estado lamentable (afortunadamente las cosas van mejorando).

La conversación del coche se interrumpió al contemplar los imponentes muros del Monasterio. Nuestra sorpresa iba en aumento según nos adentrábamos en el pueblo. Yo preguntaba a nuestro guía (mi tía Claudi, de Aranda) ¿cómo has dicho que se llama este pueblo?. Caleruega repetía ella. Pero es que yo no he oído nunca hablar de este pueblo. Y es que yo pensaba, por aquel entonces, que sabía algo de arte y de historia medieval.

Lo siguiente que pensamos, tal y como nos había pasado en Peñaranda, es que en un sitio así, ya habría un montón de restaurantes, casa rurales y algún que otro hotel.

En una segunda visita, decidimos hablar con el alcalde, para ver si conocía a alguien que tuviera un terreno o que vendiera una casa. Al principio nos miró escéptico. Pero el día que contemplamos las vistas del pueblo desde el terreno supimos que era lo que estábamos buscando.



P: ¿Teníais experiencia en negocios de este tipo?

HyR: Respecto a la experiencia, el profesional de la hostelería, el que lleva toda la vida entre fogones en Francia, en Mallorca, en Madrid etc es René. Mi experiencia en hostelería se reduce a un mes de prácticas que hice en un hotel de París cuando acabé COU (hotel donde por cierto nos conocimos René y yo…el cocinero y la recepcionista…¡qué romántico!) y al trabajo como auditora de cuentas en una empresa durante 4 años algunos de cuyos clientes eran cadenas hoteleras.

P: ¿Con qué tipo de ayudas contasteis?

HyR: Las verdaderas ayudas han venido de nuestras familias, que han creído desde el principio en nosotros y en nuestro proyecto. Por supuesto hemos necesitado financiación de los bancos y hemos solicitado ayudas a los organismos públicos. Esto, he de decirlo, ha sido y está siendo uno de los puntos más negativos del proyecto.

Para emprender un proyecto de este tipo es imprescindible disponer de una dosis inagotable de ilusión, resistencia y tozudez, porque la impresión que tenemos es que emprender un proyecto de esta envergadura, es equivalente a una carrera de resistencia: gana el que aguanta y sobrevive a todos los papeleos, inspecciones, tributos, certificados, funcionarios incompetentes e indolentes para quienes el proyecto por el que has arriesgado absolutamente todo representa un papel más sobre su mesa.

Esto sólo para ponerlo en marcha, luego conseguir que el negocio funcione es otra historia. Pero es muy importante que la dosis de energía inicial sea muy grande, pues cuando llegas al momento de iniciar el negocio, te han intentado absorber toda esa energía e ilusión.

P: ¿Cómo fue el proceso de diseño del hotel, construcción, muebles, ...?

HyR: Lo que teníamos claro desde el principio es que queríamos hacer algo bonito, de calidad y en la medida de lo posible impactante o al menos sorprendente. Hubo un primer boceto de una amiga, que al final no pudo terminar el proyecto, pero ver por primera vez tu sueño plasmado en papel fue increíble.

Después hicimos el proyecto definitivo y luego llegó la construcción. El año y medio que duró se nos hizo interminable, sin embargo ahora parece que ha pasado hace una eternidad.

Respecto a las obras…, con tanta gente trabajando a la vez, albañiles, instaladores, yesistas, fontaneros…, podríamos escribir un libro de anécdotas, algunas de ellas graciosas y otras no tanto.

La decoración iba surgiendo según las necesidades: ahora toca elegir los azulejos… y ahora los muebles del salón que vayan con la pintura de las paredes y las cortinas y colchas que también hagan juego con la pintura… Era como estar jugando al Tetris y al final parece que las piezas encajaron.

P: ¿Muchos nervios el día de la inauguración?

HyR: Antes día de la inauguración oficial hubo otro día, la celebración del día de los Pueblos, en mayo. Aún no estaban los cristales de las puertas interiores, la calefacción, agua caliente, las mesas y sillas del comedor, bueno de hecho creo que sólo estaba pintado el restaurante y puestos unos apliques de luz para tapar los cables que salían de las paredes. Nos habíamos comprometido con el Alcalde a dar la comida para los ayuntamientos ese día y la dimos. Las mesas eran los tablones de madera del ayuntamiento, las sillas de tijera y en la cocina sólo funcionaba el horno y una plancha. Preparamos todas las mesas el día anterior y como aún no estaba cerrado del todo el hotel, René y yo dormimos en un colchón en el restaurante para asegurarnos de que todo estaba en orden. El servicio fue muy bien. Todo el mundo quedó encantado con la comida. Por suerte hizo un día de sol y calor. Nunca olvidaremos esa tarde, cuando los invitados se fueron, el lavar a mano y con agua fría los cubiertos, vasos, platos, fuentes, etc de 60 personas. Pero mereció la pena.

El día de la inauguración oficial hubo nervios, por la cantidad de gente (conocida) que vino, sin embargo, como todo estaba organizado y preparado de antemano y contamos con la ayuda de profesionales para el servicio todo salió bien.

P: Después de este casi año y medio de trabajo, ¿qué balance hacéis?

HyR: Realmente aún no hemos tenido tiempo de sacar la cabeza y ver los resultados. Lo que si hemos visto es que es un negocio complicado y que requiere tiempo para salir adelante, para hacerse un nombre, y para que te conozcan, no sólo en la zona, sino fuera también. El balance, aunque aún es pronto, es positivo. Cada día aprendes de los errores y la experiencia te va dando seguridad a la hora de tomar decisiones.

P: ¿Qué cosas se podrían mejorar?

HyR: A nivel interno tenemos muchas cosas que mejorar, como es la simplificación y el control de los procedimientos para trabajar de manera más eficiente.

De cara al cliente intentamos tomar nota de las sugerencias/críticas que recibimos, analizarlas y atenderlas en la medida de lo posible, pues muchas veces, al estar aquí dentro pierdes visión y perspectiva y tiene que venir alguien de fuera a señalarte y hacerte ver cosas que se podrían mejorar.

P: ¿Qué cosas están por venir?

HyR: En el corto plazo, las bodas y grandes celebraciones. Estamos viendo que la gente de Aranda y alrededores busca cosas nuevas, sitios nuevos y diferentes y creemos que es una oportunidad de negocio para nosotros.

P: ¿Cómo es un día en el hotel?

HyR: Un día de fin de semana por ejemplo, son 24 horas de no parar. Empiezas con los desayunos, normalmente a las 9:00, aunque a veces tienes algún cliente que quiere buscar setas temprano o salir de caza y desayuna a las 7:00.

Cuando todo el mundo ha terminado el desayuno, hay que montar el restaurante para las comidas. A esa hora la cocina ya está en plena ebullición preparando la comida del personal y el menú del día. A las 12:30 comemos todos los empleados (remunerados y voluntarios), horario europeo. Luego empieza a llegar gente a tomar el aperitivo y entre las 14:30 y las 15:30 es lo fuerte de las comidas.

A las 17:00 termina el servicio de comidas y empieza la barra. A las 20:30 cenamos y nos preparamos para el servicio de la noche. Y vuelta a empezar, preparar los desayunos…

P: ¿Cuáles son vuestros sueños? ¿Dónde queréis llegar?

HyR: Se podría decir que una gran parte de nuestros sueños ya se han cumplido al haber realizado y puesto en marcha el proyecto. Ahora queremos sacar adelante el negocio, pagar el préstamo lo antes posible y consolidar el nombre del hotel y del restaurante. Después, … ya veremos.

P: ¿Cómo valoráis la competencia de los alrededores?

HyR: Creemos que los nuevos establecimientos hosteleros y relacionados con el turismo que están surgiendo son conscientes de la necesidad de crear establecimientos de calidad y de buen servicio.

Es positivo y necesario que exista esa competencia y que cada vez haya más infraestructuras que acojan y mantengan al cliente, pues es lo que hace que haya tráfico.

Sin embargo, en nuestra opinión de nuevo es la administración la que va con un elevado retraso en el desarrollo de la zona/comarca/provincia/comunidad. ¿De qué sirve tener un pueblo/comarca precioso si las carreteras son inaccesibles o si la estación de tren más cercana está a 80 Km? ¿O si no hay una comercialización y una promoción bien gestionada y continuada de los recursos turísticos que hay en la zona?

P: ¿Cuál está siendo la respuesta de la gente?

HyR: La verdad es que esa es una de las grandes satisfacciones de este negocio: después de tener un grupo que te ha absorbido varios días enteros de preparación, organización de excursiones, comidas, atención todo el tiempo que están en el hotel etc y cuando les das la factura te dicen Oye, genial todo, nos ha encantado la comida, el sitio, el trato…lo recomendaremos. Es como oír unas palabras mágicas…

P: ¿A través de dónde se os conoce?

HyR: Eso es uno de los grandes secretos de este negocio, que aún estamos descubriendo. De momento, nos damos a conocer en los medios de comunicación locales y por internet (que es lo que más funciona, junto con el boca a boca). También estamos acudiendo a ferias y Mercados de Contratación. Supongo que algún día encontraremos la llave de la cueva del tesoro.

P: René, ¿cuál es el secreto de tu cocina?

HyR: Como en todas las profesiones, para poder hacer bien tu trabajo, te tiene que apasionar. Desde que tengo memoria, siempre me ha apasionado la cocina: hice mi primer pastel de chocolate a los ¡6 años!

Nunca dudé de lo que quería hacer. En el colegio estudiaba para poder entrar en la escuela de hostelería de París y desde mi primer trabajo en prácticas en la escuela de hostelería ya no he dejado nunca la cocina. Ahora estoy haciendo lo que todo profesional desea, crear su propia obra.


Muchas gracias a Helena y a René por atender a De Tacones y Bolsos. Hoy es la noche de Reyes, mágica noche. Mis mejores deseos para este nuevo año 2007 y que los Reyes Magos sean generesos con vosotros y con todos los que leéis estas líneas.

8 comentarios:

  1. ¡Vaya entrevista más currada! Interesante.

    ¡¡¡Felices Reyes!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. rosario22:25

    ¡Como una auténtica profesional!
    ¡Felicidades!
    ¡Feliz noche de Reyes!

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Oléee, eres periodista? Si no lo eres, lo pareces, jeje!!! Besazooos ;)

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la entrevista. Puede parecer larga a vista de pájaro, pero es muy entrañable y se lee con gran facilidad. Enhorabuena tanto a la periodista como a los entrevistados!

    Feliz entrada año 2007!

    ResponderEliminar
  5. Qué proyecto más alucinante, tener un sueño así y verlo cumplido, y además en buena compañía, es de las mejores cosas que te puede pasar en la vida. Mi enhorabuena a Helena y a René por atreverse a dar el paso y conseguirlo!

    ResponderEliminar
  6. Beatriz, Hoteleros, MI ENHORABUENA, gracias por este ratito de lectura entretenida, me dan ganas de ir, pero ya. Trabajé en un Hotel para una gran cadena y logicamente este tipo tiene otro tipo de modus operandi, me recuerda un poco a los hoteles adscritos a Rusticae. Un besazo y enhorabuena...Por cierto, geniales las botas que lleva la superperiodista, taconazo, taconazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante Beatriz.
    Lo anoto en mi agenda por si me doy una vuelta por la zona.
    Gracias por comentar en mi blog.

    ResponderEliminar
  8. Muy buena e interesante entrevista, me ha gustado.

    ¿Cuándo te pasas al lado oscuro del vídeo?

    ResponderEliminar

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.