lunes, octubre 15, 2007

Como en una nube

Este fin de semana se celebró el 50 aniversario del Colegio Dominicos Virgen del Camino, en la Virgen del Camino, León.

Esta será la única frase escrita con la razón en este post. Para el resto, el corazón se ha pedido ser el protagonista y guiar mis pensamientos y dedos sobre las teclas. Y es que lo que se ha vivido este fin de semana no puede explicarse con la razón. Sólo a través del corazón.

Cuando a finales de agosto conocimos el proyecto que un grupo de antiguos alumnos estaba preparando para celebrar el 50 aniversario del Colegio Virgen del Camino, tuvimos varias cosas claras:
  • ir. JLPA es uno de esos miles y miles de niños que pasaron por la Virgen del Camino
  • difundirlo para que los caleroganos que allí estudiaron se unieran al reencuentro
  • conocer el blog que el llamado Grupo Leonés, el GL, abrió sin sospechar sus inmensas repercusiones
  • intercambiar impresiones vía blog con los integrantes del GL encabezados por Josemari el Furriel, Andrés M. Trapiello, Martín Fernández Alonso, Enrique Muñíz, Froilán Cortés, Justino Blanco y Pedro
  • seguir en el blog todas las vicisitudes, trabajos, logros, más trabajos y esfuerzos del GL para que el reencuentro fuera todo un éxito
  • revisar casi diariamente el fichero con todos los que nos íbamos apuntando, advirtiendo con un poco de tristeza que de la promoción del 89 sólo estaba JLPA
  • ...
Mientras, la cuenta atrás seguía su marcha. Lenta pero sin pausa. Y llegó el día 12 de octubre. En la maleta metimos la ilusión, la expectación, los posibles reencuentros y los nervios. ¡Qué nervios!, ¿verdad P. Huarte? Y llegamos a la Virgen del Camino... Y entramos en una inmensa nube... de la cual aún no hemos salido.

Disculpad si mis frases y palabras se vuelven inconexas y sin sentido. Es la emoción que aún me embarga y me impide ver con claridad las letras de mi teclado.

Una vez acreditados y ya con varios abrazos sobre las espaldas, recorrimos el colegio. Los niños nos enseñaban sus antiguas clases, la sala de la recreación, la sala de juegos, la sala de la televisión, la biblioteca, las camarillas, las duchas... La mayor ha perdido parte del sabor del colegio. Las instalaciones son ahora utilizadas como talleres donde trabajan más de 200 discapacitados y creciendo. Pero la menor aún está intacta. Deteriorada pero conservando lo que fue. Y fue emocionante observar cómo los antiguos alumnos, independientemente de la edad, volvían otra vez a ser esos alumnos y esos niños. Ya lo diría muy bien Javier Carballo, provincial de los dominicos pero alumno primero, al día siguiente: hasta Trobajo llegaban médicos, abogados, jubilados, parados... A partir de Trobajo todos nos desnudamos para llegar a la Virgen del Camino como esos niños que allí estuvimos. No le faltaba razón.

Muy especial escuchar el sábado a los integrantes de la Escolanía entonar sus viejas canciones recordando al P. Torrellas. Emocionante para ellos y para el resto. Igual de emocionante fue recibir por parte del alcalde de Valverde de la Virgen, la Medalla de Oro a los Alumnos del Colegio. Medalla que fue depositada en el regazo de la única que siempre ha estado allí y estará, la Virgen del Camino. Agradecer a través de Don Antonino, familia de Don Pablo y Doña Rosario, los benefactores y verdaderos fundadores del colegio, todas sus atenciones. Emocionante fue ir abrazando a los componentes del GL a los que tanto cariño habíamos cogido. Apasionantes todas y cada una de las intervenciones de alumnos, frailes y profesores durante el reencuentro: lágrimas en los ojos y pelos de punta en muchas muchas ocasiones. Y como todo tenía que salir perfecto, del cielo cayeron Fifa, Vicente y Gallego que junto a JLPA formaron el orgulloso grupo del 89. Así, de las fotos tantas veces vistas, nacieron para mí estos niños ahora convertidos en estupendos hombres. Un hermoso regalo.

En las camarillas

En la pizarra de la menor y un momento de la celebración del sábado.

Gallego, JLPA y Vicente a la izquierda. Vicente, Fifa y JLPA a la derecha.

Fifa y JLPA después de 18 años junto a su maqueta del colegio. Andrés M. Trapiello y el Furriel durante la sobremesa del sábado.

El reencuentro no descansaba. El GL organizó hasta una recepción en la Diputación Provincial de León, en el precioso Palacio de los Guzmanes. Y una visita guiada el domingo por la mañana por el casco histórico de León.

Más rato unidos, más convivencia, más estar juntos, que era lo que el cuerpo pedía. Que no se termine. Nadie quería marcharse. Furriel, ¿no hay más? ¿Qué viene ahora? Esto no puede acabarse. Esto tiene que ser el comienzo de una historia que entre todos tenemos que escribir. Y sí, el Furriel tiene que guiarnos, para que no nos perdamos.

Escribir todo esto está siendo difícil. Expresar sentimientos siempre lo es. Pero necesitaba hacerlo. Escribirlo para no olvidarlo. Para saber que ha sido, que es real y no se va a peder.

Dedicado a todos los antiguos alumnos de la Virgen del Camino. Al GL, miles de gracias. A sus santas esposas, sin vosotras esto no hubiera sido posible. Y no me olvido de enviar un beso grande grande para la pequeña Serel.

Los últimos en irnos.

11 comentarios:

  1. qué historia más emocionante!!!
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Que post más bonito! Bravo!

    ResponderEliminar
  3. rosario14:46

    Orecioso y emocionante post!!!

    ResponderEliminar
  4. Que emotivo, gracias por compatir esto con nosotros!!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo17:03

    Solamente: GRACIAS POR VENIR.

    Andrés M.Trapiello

    ResponderEliminar
  6. Oí tu saludo en el espacio re-encontrado del viejo colegio en ruinas; sentí tu cariño en el saludo y en los fantásticos días que compartimos; intuí tu mirar de mujer joven que entiende inteligente pero dificultosamente tanto abrazo y tanta añoranza de hombres que fueron hace tiempo niños...

    Hoy, ya vuelto a las rutinas cotidianas, veo las imágenes que has colgado en tu blog de tacones lejanos, capitalinos y juveniles.

    Gracias por ese toque femenino, Beatriz!

    Me alegrará ver más imágenes tomadas por vosotros. Prometo ver la vía para hacerte llegar las que yo tomé, donde os podeis ver.

    Javier del Vigo

    ResponderEliminar
  7. ...qué bonito, eh? Pero bonito bonito de verdad..... mil historias que hemos oído tantas veces, con la emoción , el respeto y el cariño con que hablan siempre de SU COLEGIO......un placer haberles visto así de nuevo.

    Y otro similar el haberos conocido. Habrá más.

    Un beso, para los dos :)

    Nuria (Fifa)

    PD.- Uyssss.... qué lindo!!!! Q descubrimiento tu blog!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Nieves14:52

    Que emocionante!, la verdad es que se me han puesto los ojos vidriosos leyendo el post (ya sabes que soy de lágrima fácil).
    Me alegro de que pasaseis un fin de semana estupendo, lleno de recuerdos para JL y que a partir de ahora formarán también parte de los tuyos
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena Beatriz, con tu estupendo reportaje me has hecho revivir un fin de semana inolvidable. Besotes para tí y para JL.
    Carmen (Vicente)

    ResponderEliminar
  10. Anónimo18:54

    Beatriz, decirte ¡GRACIAS¡ me sabe a poco. Con tu participación en el Blog, en el reencuentro y tu admirable y real crónica en el tuyo propio has despejado la incógnita del temor que muchos de nosotros teníamos ante la reacción de nuestras parejas. No era otra que nos permitiérais sentirnos felices y compartir con vosotras un momento muy importante para nosotros. Lo hemos conseguido: Os sentimos más cercanas a nosotros de lo que te puedes imaginar y vosotras, creo que ahora nos conocéis mejor.
    Luis Heredia

    ResponderEliminar
  11. Anónimo0:30

    Hoy he encontrado tu pagina y he revivido con tus comentarios e imágenes, lo acontecido esos maravillosos días de octubre.
    Gracias por este rato tan agradable que he pasado.
    San José

    ResponderEliminar

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.