viernes, marzo 21, 2008

Saciando el espíritu

Tarde de Jueves Santo. Valladolid es un hervidero de capuchones, tambores, cornetas y pasos. En sus calles se mezclan con la gente, vallisoletanos y turistas, que acuden para rememorar o descubrir las procesiones de Jueves Santo.

Cae la noche. Primero la Procesión del Silencio y después la del Santo Entierro. Comienza el Viernes de pasión y dolor. Silencio en las calles. Sólo el tambor.

Y como no solo de procesión vive el hombre, terminamos de saciar nuestro espíritu tapeando un poquito.


7 comentarios:

  1. Nunca he estado en una procesión ¿te lo puedes creer? no se, no me dan "buen rollo", demasiada emoción concentrada en un montón de gente ... creo que me faltaría el aire ... Si las veo por la tele, por telemadrid para ser exactos y sinceramente ¡me gustan!
    Espero que lo estes pasando bien,
    bss
    SIONA

    ResponderEliminar
  2. Lo que más me gusta de la Semana Santa es la comida típica de estás fechas. Los potajes de vigilia, los huevos de pascua... ¿Se nota que no soy muy devota? Bikos

    ResponderEliminar
  3. Tengo un nuevo blog: http://the-wardrobes.blogspot.com/
    Te espero :)
    Besos,


    Nat.-

    ResponderEliminar
  4. Feliz Páscoa para ti, guapa!

    Besos :o)
    Carla

    ResponderEliminar
  5. Creo que lo de "tapear un poquito" es lo que mas me ha dolido... COMO LO HECHO DE MENOS!!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. q buena pinta!!!joo..y yo con mi estomago asi..con el virus maldito q anda x ahi..:(

    ResponderEliminar
  7. Maravillosa nuestra Semana Santa.. aunque este año no me han pillado los descansos para ver la general... solo he podido disfrutar del encuentro de la Virgen de las Angustias.
    Besos.

    ResponderEliminar

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.