miércoles, junio 16, 2010

La cya del pincel

Me llamo Chelo y el nombre que elegí como genérico para las cosas que hago es La cya del pincel.

Chelo nació en Madrid aunque ahora hace diez años que se trasladó a vivir a Ciudad Real por cuestiones de trabajo. Tiene dos hijos que necesitan aún que Chelo supervise sus estudios y actividades. Precisamente por eso decidió dejar a un lado la trayectoria que llevaba en Madrid para dedicarse a su cuidado. Desde ese momento nació en mí la necesidad de crear cosas que salieran a través de mis manos, no tenía nada que ver con mi carrera de derecho ni con el trabajo que realizaba.

Aunque siempre ha pintado oleos, pasteles y carboncillo, le quedaban por descubrir sus aplicaciones, y cuando conoció la tela, el fieltro y el fimo vió cumplidas sus expectativas. Empecé a hacer cosas hará unos dos años, al principio, como mucha gente, por casualidad o para regalar a familiares, hasta que un día en la tienda de una amigas se interesaron por lo que hacía, y así comence a vender. Se dio cuenta de que sus cosas tenían tirón, porque a la gente le gusta lo que está personalizado, bien con su nombre bien con su retrato.

La base principal de su trabajo es la pintura sobre tela o acrílicos, también óleos y pasteles, pero como principio de todas sus ilustraciones está, por supuesto, el lapíz.

La pintura sobre tela va en varios soportes: manteles, camisetas y conjuntos infantiles o de adulto, con o sin aplicaciones de fieltro. También pintado, bodys, vestidos, zapatillas,...

Álbumes de fotos para cualquier evento, (comunión, despedida, fin de curso,...), pero en especial para bodas y todo lo que sea susceptible de cambiar y personalizar dibujando. También abanicos pintados a mano y recortados con diferentes formas. En cuanto a la ilustración sobre papel ha realizado algunas invitaciones de boda que han tenido bastante éxito.


Utiliza materiales naturales como el algodón y el lino, el papel reciclado. El fimo y el fieltro son otros de los materiales que le apasionan. Primero amaso y horneo las piezas luego las pinto y barnizo, por último las coso al fieltro que previamente he cortado con una forma original. Después de este proceso le pongo la aguja o el broche.

Sus colores preferidos son los cálidos, la gama de los arenas, verdes, ocres y sobre todo el corinto, también uso mucho el rojo y el negro. Pienso que esta paleta de colores da calidad a lo que haces.

Me gusta que de mis cosas se diga que tienen buen gusto. Cuando voy a hacer algo me pongo en el lugar del cliente y realizo el encargo pensando que es para mí, pongo en él todo el mimo posible para conseguir algo que a mí me gustaría poseer. Los productos que hago tienen infinitas posibilidades en cuanto a diseño y utilización de materiales, puedes crear lo que quieras, y el resultado es real o irreal, para un público infantil o bien adulto, puedes jugar con los materiales, los adornos y los colores sin límite.

Lo último a lo que se ha aficionado son las piedras pintadas.


Sus cosas se pueden encontrar en tiendas virtuales como Artesanum, Dawanda, my crafty closet, el mercadillo del deseo o en su propia tienda on-line. Tambiénen tiendas físicas como La Botiga de Nekane en Barcelona, Alice Doumont en Málaga o en Thango en La Coruña.

7 comentarios:

  1. Beatriz!!! qué sorpresa más agradable me has dado !!! hoy empiezo el día con buen pie gracias a ti. Muchisimos besos y un montón de buenos deseos !!!

    ResponderEliminar
  2. Que gran artista es Chelo, que pena que me quedara grande uno de sus vestidos, pero era divino.

    ResponderEliminar
  3. Hace cosas preciosas.... me encanta. Besos

    ResponderEliminar
  4. un reportaje precioso,digno de una gran artista como es Chelo.Felicidades y feliz viernes

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué cosas tan bonitas! Gracias por descubrirnos estas joyitas.

    ResponderEliminar
  6. Además de artistaza es un pedazo de ser humano!!
    Gracias por todo Chelo!!

    ResponderEliminar

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.