jueves, septiembre 12, 2013

La ameba verde

Nuria es la ameba verde.

Nació en Ponferrada y ahora vive en un pueblecito de la sierra de Guadarrama. Tengo un huerto, tranquilidad, naturaleza, animales, felicidad y amor.

Nuria lleva creando todo tipo de cosas desde que tiene memoria. Recuerdo que ya de muy pequeña, solía recoger los trozos de miga que quedaban por la mesa después de comer y hacía figuritas con ellas. Luego empezó a dibujar y como le gustaba mucho comenzó a dedicarlo más tiempo, hasta que finalmente se apuntó a clases y se adentró en el mundo de los pinceles y los lienzos.

Cuando tenía unos 14 años, le pidió a su tia Judith, que fue una gran modista, mejor persona y fue como una segunda madre, que le enseñara a coser con la máquina. Solía coger ropa vieja o trozos de tela que encontraba por casa, se metía en su cuarto de costura y al rato salía con nuevas camisetas, faldas, o vestidos que luego pintaba a mano. Disfrutaba diseñando y elaborando su propio estilo. No era ropa perfecta, muchas veces, ni siquiera estaba bien rematada, pero era única y eso era lo que más me gustaba.

Por esa época comenzó el bachiller artístico, luego fue a la facultad de Bellas Artes, y allí amplió sus  horizontes. Experimente con la escultura, el grabado, el video-arte… y me especialicé en dibujo. Mas tarde se interesó por el mundo de la animación. Hice mis pinitos con el stop motion y acabé estudiando un master en animación 3D. Pasé dos años trabajando como freelance para varias agencias de publicidad.

A Nuria le encanta aprender cosas nuevas, tengo una mente y unas manos demasiado inquietas para quedarme con una sola técnica. Para mi, el fin es crear, y la técnica solo es una herramienta necesaria para alcanzar el fin. Por eso considero que cuantas más técnicas conozca, más herramientas tengo a mi disposición para conseguir transformar mis ideas en realidad.

la ameba verde fue surgiendo de una manera natural, poco a poco y sin que Nuria lo planeara.

A finales del 2008, cuando todavía trabajaba como animadora 3D para publicidad, volvió a apoderarse de ella el deseo de coser. Hacía tiempo que no me hacia mi propia ropa, principalmente por falta de tiempo, y además estaba descubriendo el maravilloso mundo de los toys, que me tenía fascinada. Así que esta vez, en lugar de diseñar vestidos, se propuso sacar a los personajes del papel y transformarlos en muñecos tridimensionales.

De esta manera surgió la primera serie de toys: los tribus toys, personajes cabezones con cuerpecitos de gusano, al estilo de los cuadros e ilustraciones que pintaba por entonces. Eran muñecos que representaban diferentes tribus urbanas. Valiéndose de la estética y los símbolos de determinadas subculturas, los caracterizaba como hippies, punkis, rapers, rastafaris, poperos…

Cuando sus amigos los veían se sentían tan identificados  con algunos toys y le preguntaban si podía hacerles un muñeco de si mismos, con sus características particulares: su pelo, sus piercings, su ropa y complementos preferidos… Y así surgieron los muñecos personalizados que empezó a crear y a vender por encargo. El primer producto de lo que más adelante sería el catálogo de la ameba verde.

Un tiempo después estuvo trabajando en una colección de marcapáginas con caricaturas de diferentes escritores, y en 2010 empezó a venderlos en varias librerías de Madrid. El ver que tenían una buena aceptación, que había bastante gente a la que le gustaba mi trabajo, me animó y me dio el último empujón que necesitaba para crear lamebaverde.

Desde septiembre del 2010 Nuria lleva centrando todos sus esfuerzos y energías en este proyecto. Me tire a la piscina, creé la tienda online y empecé a moverme por ferias de artesanía y diseño.



Con mucho cariño, mucho trabajo, paciencia y dedicación ha ido ampliando el catálogo. Añadió las láminas con sus ilustraciones y los poemas ilustrados a los que llamo “poejos”. Luego vinieron los broches de fieltro, luego las cajitas de madera pintadas a mano, los primeros amigurumis, (técnica que aprendió en el 2011), la bisutería y los complementos de madera natural ilustrados. Por último, el verano pasado aprendió a encuadernar artesanalmente y añadió al catálogo de la ameba verde las libretas.




Casi tres años después, dedica más o menos la mitad de su tiempo a participar en ferias de diseño, principalmente en Madrid, Dosde Market, Nómada, La Boca…, aunque a veces también se escapa a otras provincias. Entre feria y feria saco tiempo de debajo de las piedras para hacer todo el trabajo de reponer las creaciones que se han vendido y, por supuesto, también ir añadiendo nuevos productos, explorando las técnicas que más me llaman en cada momento.

La otra mitad del tiempo la pasa trabajando en encargos personalizados. Esta parte de mi trabajo también me gusta mucho, ya que siempre se trata de una propuesta diferente y eso me motiva mucho y también porque me gusta ayudar a otras personas a convertir sus ideas en realidad.

Por eso, su trabajo favorito son  los muñecos personalizado. Cada vez que alguien me escribe para encargarme uno, me da una cosa por dentro… curiosidad, nervios, muchas ganas de que me envíen las fotos cuanto antes y poder ponerle cara al nuevo muñeco que voy a crear. Leer unas pinceladas de su vida,  que me ayuden a caracterizarlo. Conocer su historia y poder mirarlo a través de los ojos de una persona que le aprecia profunda y sinceramente. Los muñecos personalizados siempre son un reto: interesante y divertido.
Disfruto al máximo de cada paso del proceso de creación.



Actualmente tiene la mente puesta en dos lineas creativas, que va avanzando lenta pero firmemente. La primera es una nueva serie de ilustraciones titulada “hogar dulce hogar” de la que ya se encuentran a la venta las dos primeras láminas “amanecer en la casa del sauce” y “mediodía en la casa del estanque”. Son imágenes de casitas en islas flotantes, con sus jardines como recortados, aisladas de todo lo demás. A mi me trasmiten tranquilidad, relajación, armonía y me dan unas ganas locas de colarme en ellas y vivir ahí feliz para siempre.



Y por otra parte, esta empezando una pequeña linea de carteras y bolsos de algodón organico. En principio sacaré una pequeña colección para testear los diseños y si quedo satisfecha con el resultado me lanzaré a estampar las telas con mis propios diseños.

la ameba verde es Nuria misma, y mi trabajo es un reflejo de mi manera de ver la vida. Yo soy vegana, creo que los animales son seres vivos libres e iguales a nosotros en derechos y por ello me gusta respetarlos y no tratarlos como posesiones. También  creo que tenemos que ser conscientes de nuestros actos y de como afectan éstos a nuestro entorno. La naturaleza es lo único real que tenemos, y sin ella nuestra existencia no sería posible, por eso procuro cuidarla y respetarla en todo momento. Por otra parte, no estoy de acuerdo con los métodos de producción del sistema capitalista, en el que el abaratamiento de los costes, siempre conlleva  una explotación de recursos (ya sean personas, animales o el propio planeta). También me disgusta mucho la pérdida del valor artesanal de los objetos, que todo esté producido en cadena, y en muchos casos por máquinas, hace que se pierda la diferencia, la variedad, la posibilidad.

Por todo ello, en la creación de los objetos de la ameba verde utiliza materiales veganos y respetuosos con el medio ambiente: los broches y toys son de fieltro sintético elaborado a partir de botellas de plástico recicladas, los amigurumis son de algodón orgánico 100%, toda la madera está acabada con barniz  ecológico 100% vegetal , las libretas son de papel reciclado…

Todas las creaciones de la ameba verde se pueden adquirir en su tienda online. Y en algunas tiendas de España que puedes consultar en su blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.