lunes, febrero 24, 2014

El Colibrí, cerámica

El Colibrí surgió hace cosa de un un año, un proyecto en el que Maite pudiera crear y expresarse a través de esta bella disciplina que es la cerámica.



Maite estudió y aprendió a trabajar con la cerámica hace 5 años. Me centré en la reproducción de piezas neolíticas y arqueológicas y también aprendí restauración de cerámica.

Posteriormente realizó cursos de alfarería y escultura en Úbeda; cursos de cerámica contemporánea en Pontevedra de hornos y cerámica japonesa, por la cual tengo debilidad; en Granada, de decoración y pintura cerámica en Madrid. No quiero dejar de aprender porque siento como si aún no supiera apenas nada. La cerámica encierra un mundo de técnicas muy diversas y todas interesantes. ¡Aún tengo mucho que aprender!


Maite quiere mostrar con la cerámica, que también puede ser decorativa a la vez que funcional. Admiro mucho la cerámica popular de cada rincón de España, tan bonita y tan diferente, es parte importante de la cultura, del arte y de la historia .

Quiere enseñar  que una pieza, que aparentemente es decorativa, también tiene una función importante, algo bonito sin más, con colores suaves, sin estridencias, formas simples y sencillas, sin demasiados adornos. Un sencillo bol puede ser el lugar ideal para dejar las llaves, una bandeja plana con un bonito esmalte nos sirve para presentar sushi o lo que queramos. Nos da muchas posibilidades. Hay que valorar la cerámica que no tiene mas función que la de embellecer un espacio, algo bello para la vista y los sentidos, que no tiene por que ser funcional, hay muchos tipos de cerámica y todos son interesantes. 




Su filosofía es la sencillez, lo natural, sin artificios, también valorar la artesanía. Lo importante que es una pieza única, que no haya otra igual, algo trabajado con mimo, con tiempo, poniendo los cinco sentidos y hasta el alma.

Los materiales con los que trabaja son muchos. En cuestión de tierras trabaja con lozas blancas, tierras negras de manganeso, gres, terracotas y a veces arcillas rojas. Los esmaltes los elaboro ella misma comprando las materias primas, bases y óxidos, y haciendo muchas pruebas y formulación hasta dar con el esmalte deseado.



A Maite le inspiran muchas cosas que le gustan, la naturaleza, los cómics, la música, la pintura, las ilustraciones, ..., muchas cosas, a veces hasta mis hijas o mi perro me inspiran.

Su taller lo tiene instalado en su casa de Granada que es donde vive. Quisiera tener taller propio con espacio suficiente, pero me es imposible por ahora, ojalá algún día...


Hace también encargos personalizados. Por ejemplo el de las chicas organizadoras del Comicca Fest, el primer festival de cómic de mujeres de Granada.

Hasta ahora solo ha participado en ferias y mercados de venta directa. Se me hace muy difícil y costoso, la mayoría de veces no recupero el stand, entre viajes, alojamiento y demás, y las ventas que son pocas La cerámica es un producto que a la gente le cuesta un poco comprar, no se si porque no se valora lo suficiente, por los tiempos que corren o por todo un poco.



Su proyecto de futuro sería poder vivir de su oficio y no dejar la cerámica, seguir trabajando y aprendiendo todo cuanto pueda, pensar cada día en nuevas piezas. Le gustaría abrir una tienda online.

Me es muy difícil escoger una pieza, todas tienen un poquito de mi. Tal vez una escultura que hice, un busto de una niña con rasgo indígenas. Me dio mucha pena porque estalló en el horno mientras se cocía, cosas que a veces ocurren, y le tenia cariño a esa pieza la verdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.