lunes, mayo 12, 2014

TRISTE DOLL, diseños para huir de la tristeza, cree en tí, crea.


Triste Doll es una marca de accesorios con producción y diseño nacional, handmade y altísimos estándares de calidad. 

Iris, su diseñadora, dice, es una marca de complementos de moda sencillos, funcionales y atemporales con pretensión de abarcar nuevos espectros dentro del sector de la moda como prendas de vestir y merchandising. 



Triste Doll reivindica una generación perdida que tiene la necesidad de reinventarse para hacerse más fuerte. Esta es la historia de mi tristeza, del abismo más profundo, de charlas inmensas con amigos donde "Tranquila todo va a salir bien!" se convertía en rutina aplastante. "Haz cosas que te diviertan!" "Pasea por Madrid!" ...Pero yo estaba triste... Un día y con mi Ipad como espejo al mundo, cayó en mis manos una aplicación de dibujo, y tonteando y sin pensarlo apareció. Triste Doll , ahí está, ¡mi tristeza ya tiene cara!. Y al verla, al enfrentarme a ella, me di cuenta de que tenía que quererla...que ese dibujo iba a ser el reflejo de lo que sentía y sólo sería eso, y poco a poco mi tristeza saldría de mi, para darle vida a ella.... Triste Doll . Y todo lo demás surgió porque si, diseña, corta, recorta, patrona y cose. El universo Triste Doll  ya tiene forma.







Iris entendió que Triste Doll no sólo se nutría de su alma, la colaboración y las historias de mi gente cercana y de lo que sucedía socialmente crearon las distintas "tristes". Así podemos encontrar a Triste corazón roto, Triste despertar, Triste contigo siempre, o Triste camarera, entre otras. 

Triste Doll es un retal del siglo XXI, esa era una de las frases que desde el principio rondó por sus cabezas, a partir de ahí tenían claro que sus diseños irían conformados con partes diferentes de otras cosas. Troceados, mezclados los unos con los otros. Hay teorías que afirman que cuando una chica se siente Triste, lo primero que hace es darse color en los labios, así en épocas de crisis se dispara el consumo de carmín en las tiendas. Nosotros queríamos dar color a la tristeza, generar contraste, por eso nuestra colección de bolsos desbordan de "alegría". ¿Qué mejor que lucir un llamativo bolso en un día gris? Partiendo de esta base, siguen investigando en maneras y formas de cómo hacer llegar a la gente que estar triste solo es una emoción más. Que se aprende a convivir con ella y que la mayor parte de las veces, solo aceptándola se llega a conseguir nuevas metas, nuestra meta, que el mundo conozca a  Triste Doll. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.