jueves, julio 31, 2014

masQmay

El año exacto en el que surge masQmay es algo impreciso, pero lo que es seguro es que ha pasado ya más de una década. Se puede decir que todo empezó un día de Navidad con May sentada frente a la chimenea. Mientras miraba cómo se consumían los leños, tomó la decisión de que, ese año, los regalos de Reyes los haría todos ella misma con sus propias manos. 

Aunque lo que hizo finalmente fueron camisetas customizadas para toda la familia, May tiene claro que aquel momento fue el germen de todo lo que vendría después. Aquel pequeño proyecto me llevó a pedir a mi madre que abriera el arca...el tesoro... El lugar donde estaban las cajas llenas de botones maravillosos, encajes increíbles, piezas de azabache y de nácar que mi abuela guardaba. Aquellas navidades se abrió para mí la cueva de Alí Babá. Aún sin saberlo todavía, masQmay, empezaba ya a germinar...

Customizar fue una de las primeras cosas que hizo. Tomó como punto de partida las corbatas para chica, transformando su utilidad como foulard, cinturón y hasta incluso ¡como corbatas! Siempre decoradas.



La onda del reciclaje siempre ha estado muy arraigada en el ADN masQmay. Recuerda, por ejemplo, las colecciones que hizo con piezas de juguetes y réplicas de coches vintage. Y es que masQmay también es un guiño a la nostalgia, porque May cree que en los diseños masQmay hay alegría y celebración más que tristeza o melancolía, pero sí que hay un código subterráneo que le hace traer al presente referencias que le atrapan del pasado. Seguramente debido a que me gustan las piezas que van sedimentando capas de experiencia y de historia. O que, aún siendo totalmente nuevas, ofrecen esa sensación de estar conectadas con algo que viene de mucho más atrás. Muchas de esas piezas tenían varios usos y hasta varios modos de ponérselas, las que yo proponía y las que dejaba en manos de la persona que adquiría la pieza. Una manera de extender el vínculo y el diálogo. 





masQmay es también una línea llena de contrastes que buscan la armonía. Me gusta el juego de los extremos que terminan por juntarse en una delgada línea. Me atraen las ideas que se producen en ese pequeño espacio de conexión, ahí me siento siempre cómoda explorando.



En masQmay podemos encontrar mucha variedad de materiales en función del momento creativo en el que se encuentre la propia May. En los últimos años el juego ha ido evolucionando, dejando espacio a las referencias de un modo más abstracto. Al intento por tratar de captar una sensación, un recuerdo, o una idea en un soporte que va cambiando también según la inspiración del momento. Actualmente trabaja sobre todo con metales que van del cobre, al latón, el aluminio y la plata. Está introduciendo lentamente maderas nobles y, por supuesto reciclada, madera de la que nos devuelve el mar y que recolecto en mis paseos por la playa. 











masQmay siempre nos trae collares, a veces también pendientes y, en verano, pulseras y brazaletes. Los anillos son otra de sus constantes, en plata con formas orgánicas y, normalmente por encargo. Son anillos volumétricos, espirales que reproducen líneas esculpidas por el viento. También ha hecho una línea de anillos para dos dedos que, en contra de lo que pudiera parecer, son comodísimos y ligeros. Ahora mismo lo considero una de las señas de identidad de la casa. Pero May sigue trabajando con el papel plastificado, las fotos,..., es un universo al que siempre vuelvo y con el que manifiesto algunas de mis otras dedicaciones: la fotografía y la imagen.



May trabaja en casa, en su pequeño taller que suele abrir muy temprano y que, a menudo, aún continúa abierto hasta la madrugada.

May realiza colecciones que tienen un mismo código, color y material pero, sobre todo, que parten de una misma idea. Sin embargo son colecciones muy pequeñas, todas las piezas son únicas y, a menudo sobre esos modelos que va presentando en su tienda online y a través de su blog, hace piezas nuevas que después le encargan. Acepto encargos a partir de los trabajos que hago, pero también acepto el reto de crear desde cero adaptándome a las necesidades que me piden. ¡Me gustan los retos!

A lo largo de todos estos años ha participado en numerosas ferias y showrooms: en Madrid en numerosos showrooms en tiendas y ferias puntuales y en varias ediciones del Nómada Market, pero masQmay también ha estado en ferias de Coruña, Valencia, Málaga, Córdoba y fuera de España en un showroom privado para miembros de la Comisión Europea en Bruselas. ¡Una increíble experiencia! Sus piezas se venden o se han vendido en tiendas de Barcelona, Madrid, Ciudad Real, Málaga, León, Córdoba, Sevilla y en los Museos Thyssen Bornemizsa y Caixaforum Castellana de Madrid.


Respecto a su pieza favorita, May confiesa que es una de las preguntas más difíciles de responder. No tengo una pieza fetiche, son muchas, y a menudo van cambiando, pero si he de citar una sola, me quedo con uno de mis anillos orgánicos en plata, por lo que expresan, por lo categóricos, y porque los concibo como una pequeña escultura a escala.

Para May, masQmay es un increíble medio de expresión, flexible y sin límites, lleno de posibilidades. Un medio en el que desarrollar sus ideas creativas y poder comunicar con ellas, que le acerca a gente con inquietudes próximas, con sensibilidad por las mismas cosas. Un universo propio que no deja de crecer.





Su sueño es poder introducir sus piezas en galerías de arte y espacios culturales que ofrezcan distintas disciplinas artísticas. Un lugar en el que masQmay se sentiría como en casa. Además May está en plena fase de experimentación y desarrollo, probando nuevas posibilidades con materiales siempre dispares, incorporando el color y las técnicas pictóricas a los metales. Están saliendo cosas interesantes, tengo fe en lo que aún está por llegar y todavía ni yo misma sé, y hasta me gusta no saber...Tendréis que seguirme por mi página para ir descubriéndolo juntos ;)





Podemos encontrar las piezas de masQmay: en su tienda online y en varias tiendas de Madrid: en Malasaña, en la tienda creativa Sirius (c/San Vicente Ferrer, 28) y en el espacio alternativo Le Salon d’Apodaca (c/Apodaca, 1), allí acabo de hacer un escaparate masQmay para el que he diseñado mis propios figurines que son los que lucen todas mis piezas. En Chueca en el taller galería Lalabeyou (c/Travesía de Belén,2) y en la tienda Ana Guil en Conde Duque (c/Conde Duque,7). También en el delicioso Restaurante Amaltea de Córdoba (c/Ronda de Isasa, 10)



1 comentario:

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.