viernes, septiembre 12, 2014

Cine de verano en Madrid

Este año ha sido el verano de retomar las sesiones de cine al aire libre en las noches madrileñas.

Hacía ya tiempo, años, que no iba al cine de verano, pero este año Madrid se ha puesto las pilas con ofertas muy atractivas.


El el cuartel del Conde Duque, y en colaboración con Espectáculos Callao a través de su marca Callao City Lights, ha ofrecido este verano una programación en la que han tenido cabida estrenos y re-estrenos. Una gran pantalla, proyector 4K y sonido dolby surround, han hecho que los espectadores hayamos disfrutado del cine al aire libre. Y además, moda, gastronomía, terrazas, un completo para una tarde-noche de verano.



Además, los viernes se ha podido disfrutar de la experiencia Sing-Along, películas musicales con las canciones subtituladas para que todos pudiéramos desgallitarnos cantando. ¡Cómo disfrutamos con Grease! Me lo pasé genial, bailando, cantando, un éxito. 






Así que repetimos con Mama Mía, aunque aquí ABBA nos dio un disgustillo y las canciones no pudieron subtitularse, pero daba igual, allí se cantaba igual. Y como re-estreno elegimos Regreso al futuro, una estupenda película que sigue gustando y emocionando y además con efectos naturales porque esa noche, ya de septiembre, en Madrid hacía viento, así que pudimos sentir lo que Marty y Doc sentían cuando se aproximaba la tormenta que haría caer el rayo en el reloj del Ayuntamiento y que proporcionaría la energía necesaria para que Marty volviera al presente, ... En fin ^_^



Probamos también la experiencia "silent" del cine bajo la cúpula del Palacio de Cristal en el Ayuntamiento de Madrid: The Cinema. Aquí el sonido de la película se transmitía vía WiFi a unos cascos que te proporcionan en el recinto. Se oye muy bien pero quizá la experiencia pierde un poco. Y es que en el cine de verano te gusta sentir las emociones de los que allí están contigo, los aplausos, las risas, ... Quizá también porque la película que vimos aquí fue Dirty Dancing e invitaba más al sonido ambiente. Películas de los años 80, en blanco y negro, europeas, versiones originales, una oferta variada. Y actividades paralelas además de una zona para disfrutar con una copa después de la película.





Y finalizamos con el regreso al cine del Parque de la Bombilla. Un clásico en Madrid y al que no volvía desde hacía muchos años. Aquí la experiencia es un poco peor. Dos pantallas enfrentadas hacen que la experiencia sonido no sea la más adecuada. Muchos niños y además, aquí la gente come mucho, y eso que en el Conde Duque también podías comer, pero aquí es como el picnic. A pesar de todo y de que pensaba que iba a haber más barullo, pudimos ver bastante bien todo un clásico, Cinema Paradiso. ¡Qué bonita y entrañable película para ver bajo una casi luna llena que esa noche nos acompañó!

Así que, sí, cine de verano for ever. Estoy deseando que ya llegue el siguiente verano para disfrutar del cine bajo las estrellas, bailando, cantando, en silencio y como surja.

1 comentario:

  1. Estupendo el análisis de la experiencia del los cines del verano madrileño de este año. Un placer también acompañarte a ellos. Lo hemos pasado fenomenal :-)

    ResponderEliminar

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.