lunes, octubre 13, 2014

Tánata

Ana Ferichola, (Madrid), desde siempre ha sido una “manitas”. En su familia siempre se han decantado por hacer sus propias cosas (y casas) a mano, así que es una amante del bricolaje, el trabajo a mano o lo que ahora se conoce como DIY. Existen en el resto de la casa y en el taller ilustraciones y figuritas que hacía desde que era pequeñita. Ya de mayor estudió periodismo, quizá porque se suponía que los trabajos manuales no tenían salida laboral, pero nunca ejerció, y se dedicó más a lo que le gustaba, la fotografía y la artesanía, trabajando en ferias o como profesora en pequeños talleres. Y aunque ya tenía cierto bagaje cerámico por herencia familiar, lo pulió en las Escuelas de Cerámica de Madrid, montó su propio taller, empezó a hacer sus criaturas, y se hizo conocer como anuscapetrusca. 

En la escuela conoció a Natalia, y se llevaron tan, tan bien, que decidieron trabajar juntas en un proyecto que uniera cerámica y diseño. 

Natalia Figueroa, (Bogotá- Colombia), estudió en un colegio donde aprendió a sumar con colores, (un desastre en opinión de Ana, sobre todo a la hora de hacer presupuestos). Por suerte éste fracaso matemático derivó en que se enfocase en las humanidades. Después de haber hecho la licenciatura de Artes Visuales en Colombia, emigró a España con tan solo 23 añitos donde estudió varios masters de fotografía, artes y comunicación, y mientras tanto, se dedicaba a la fotografía de producto y desarrollaba sus proyectos personales, hasta dar con la escuela de cerámica dónde conoció a Ana y se decidieron a emprender juntas haciendo una incursión en el mundillo independiente.

A Panchito, Madrid, también hay que nombrarlo porque es el miembro silencioso del equipo; en realidad solo está ahí, durmiendo y lamiéndose las patitas, y con eso es suficiente. Al pobre lo atacamos con abrazos que más de una vez han derivado a síncope cardíaco, pero es la forma de desahogarnos del trajín del día a día. Es el perro del taller, y aunque esta viejo y el polvo le sienta mal, le encanta sentarse justo debajo de donde lijamos porque nos persigue como nuestra sombra y se queda ahí hasta que terminemos, aunque sea a las tantas! 




Tánata nació en el año 2010, año en el que empezaron a trabajar de continuo con las manos en la masa, y decidieron bautizar así a su pequeña empresa de cerámica y diseño. Somos un taller de cerámica y trabajamos para diseñadores, produciendo sus proyectos a la carta, en un término medio entre la producción artesanal y la industrial, adaptándonos lo máximo posible a los deseos del diseñador, asesorándole para sacar lo mejor de su proyecto y explotando al máximo las posibilidades del material cerámico.







Lo que empezó siendo algo esporádico, poco a poco se convirtió en un trabajo a tiempo completo. Vimos que hacíamos un buen equipo, donde cada una refuerza a la otra, haciendo un equilibrio que hace más amable trabajar, así que podemos decir que hacemos lo que nos gusta pero con la responsabilidad de un trabajo.

Ana y Natalia no solo son ceramistas. Desde el principio estuvimos empapadas del mundo de diseño y por eso tenemos afinidad con nuestros diseñadores y hacemos un buen tándem, entendemos sus necesidades y hacemos todo lo posible por satisfacerlas adaptándolas a la cerámica, que tiene muchos aspectos técnicos totalmente desconocidos para la mayoría, incluso para los diseñadores que quieren hacer sus piezas en cerámica.






Ambas agradecen por la ayuda a su familia y amigos. Sin ellos no sería posible, por los ánimos constantes en los buenos y malos momentos, por acudir a todas las citas, ferias y exposiciones que hagan falta...y también por aspectos materiales, como el taller (hemos colonizado la planta baja de casa de mamá a nuestro gusto) sin el que no hubiéramos podido siquiera empezar. También han tenido suerte y sus clientes han entendido perfectamente el trabajo que hacen y las variables que pueden surgir y siempre han confiado en ellas. Estamos muy contentas a este respecto.

Lo más difícil es luchar contra uno mismo e imponerse una rutina de trabajo muy intensa, dejando de hacer un montón de cosas por esto, sin que de primeras haya una recompensa a corto plazo, pues en principio no hay dinero sino lo contrario porque es tu inversión, y en el caso concreto de la cerámica, el componente técnico es muy grande, y a pesar de que tenemos una buena base, cada proyecto es diferente y en algunos casos se aprende a base de errores y práctica, con lo que quizá algunos de tus proyectos iniciales ni siquiera sean rentables y otros nunca salgan todo lo perfectos que te gustaría...es decir, es un largo camino en el que hay que ser fuerte, pero se aprende todo el tiempo....y merece la pena. 



La otra parte difícil de ser independiente, nos cuentan Ana y Natalia, es que todo lo tienes que hacer tú, no solo los papeleos, sino encargarte de las redes sociales, actualizar el blog, presupuestar proyectos, entrevistarte con los clientes para explicarles un montón de aspectos técnicos que les suenan a chino, y después de todo eso, hacer tú trabajo puramente cerámico.

En Tánata hacen un trabajo muy especializado, trabajando a la carta para sus diseñadores, y ponen a su disposición todos sus conocimientos, no sólo en cerámica, sino también en fotografía, ilustración y artes visuales, de manera que son muy cercanas al cliente, y hacemos todo lo posible para hacer sus diseños realidad.




A medio plazo les gustaría, también, ser un link entre clientes y compradores, ya sea a través de una tienda online o con la difusión de proyectos que puedan servir para interiorismo o exposiciones. Promocionar el trabajo de nuestros clientes a fin de cuentas. Y si ya soñamos un poco, pues nos gustaría llegar a ser un centro cerámico de referencia y poder hacer frente a producciones grandes pero sin perder la esencia del taller artesano y la cercanía con nuestros clientes, es decir, seguir haciendo producciones muy concretas y cuidadas, pero a mayor escala.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.