viernes, diciembre 19, 2014

El buen padre, Los fresones rojos y Los ojos del Escritor



El buen padre, Los fresones rojos y Los ojos del director son tres historias protagonizadas por el policía nacional Moisés Guzmán.

En la primera, El buen padre, Moisés trabaja en la Comisaría Centro de Madrid, en los calabozos. Hasta allí llegará un hombre ecuatoriano, Gabriel Cortés, al que han pillado en el cementerio abriendo una tumba. Moisés sabe escuchar y Gabriel le contará lo que estaba buscando en esa tumba y porqué es tan importante para él. Su hija fue secuestrada en Ecuador y Gabriel está convencido de que está en Madrid.

Con Los fresones rojos descubrimos que Moisés trabaja en Huesca ¿? aunque nunca sabremos porqué ha cambiado su lugar de trabajo. Un día, un hombre contrata a Moisés para que intente averiguar el paradero de una niña que desapareció en Barcelona hace 10 años. La misma noche en la que la niña desapareció sus padres fueron brutalmente asesinados. Moisés acepta y pronto descubrirá que el hombre que le ha contratado le oculta algunas cosas...

Y finalmente, Los ojos del escritor. Moisés se ha jubilado y se ha comprado un apartamento en Blanes, en Barcelona, con idea de pasar largas temporadas en la playa. Pero su llegada coincide con dos asesinatos de dos hombres en extrañas y similares condiciones. Y aunque Moisés no quiere implicarse, al final él y algunos de sus vecinos de piso se verán involucrados en la investigación de los Mossos de Esquadra.

No han terminado de gustarme. Que el personaje de Moisés cambie de lugar de trabajo y no sepamos el motivo, hace que nunca termines de conocer el personaje. El autor repite en las novelas muchas veces los mismos datos, es como si escribiera cada capítulo de forma aislada, sin seguir un hilo narrativo. Los personajes no tienen una progresión lineal, dan saltos, en algunos casos demasiado abruptos y que no van con el personaje, así me ha parecido en el caso del personaje de Cristina en Los ojos del escritor. No he llegado a hacerme una idea de Moisés, demasiado plano.

El desenlace al final, es muy rápido en las tres novelas, de repente todo se precipita.

A pesar de ello le daremos una nueva oportunidad con sus nuevas novelas de la trilogía Diana Dávila.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.