martes, junio 09, 2015

EcoQuChu, jardinería urbana

EcoQuchu es una empresa que ofrece productos para la jardinería y el huerto urbano.  Vendemos todo tipo de productos para la gente que se quiere iniciar en el huerto urbano: bombas de semillas de planta aromática, mobiliario para huerto urbano, kits de cultivo de setas, sustratos…

Detrás de EcoQuchu están Esther y Manuel, bióloga y geógrafo respectivamente,  trabajando con mucha ilusión para ayudarnos a hacer posible nuestro huerto urbano y para que nuestras casas luzca n verdes y originales. Tenemos pasión por las cosas con encanto. Éso es lo que intentamos dejar patente en todos nuestros productos.

En EcoQuchu apuestan por lo local y lo responsable, por eso sus semillas y sustratos son ecológicos, sus mesas están fabricadas por un carpintero local y sus cajas son realizadas por la empresa social manipulados solidarios.

Nuestros productos están pensados para quien le guste o quiera regalar una idea original y ecológica, los amantes de los aromas, las plantas o/y la cocina, los que les gusta experimentar cosas nuevas, los que les gusta disfrutar de los pequeños placeres y para todos los que se quieren iniciar en el maravilloso mundo de las plantas.  Ahora puedes disfrutar de tu pequeño espacio de plantas en casa, terraza, jardín... Tendrás a mano hierbas aromáticas y vegetales para condimentar platos, infusiones, macerados...





La idea de dar forma un proyecto empresarial por parte de  Manuel y Esther nace hace aproximadamente 3 años conforme a la realización de un proyecto de fin de Master de gestión ambiental en el que se conocieron. Junto con otro compañero, dieron forma a una manera de aprovechamiento del purín de ganado. Dicho proyecto de fin de master fue premiado en el propio colegio oficial de químicos de Santander y posteriormente obtuvo otros dos premios relacionados con el medio ambiente y el emprendimiento (uno de ellos a nivel europeo). A estas alturas Esther se había desplazado a Alemania pero a finales de 2013 decide volver a Cantabria para poner en marcha y dar forma tangible este proyecto. Tras meses de trabajo y debido a la falta de financiación y complicaciones técnicas del proyecto, y ante la necesidad de obtener una financiación propia para desarrollar productos más adelante, decidieron seguir trabajando en la línea "ecológica" y probaron suerte en campaña navideña con un producto realizado con la misma materia prima que el anterior pero enfocado claramente al cultivo más urbanita. Es en ese momento cuando nace EcoQuchu tal y como ha ido evolucionando hasta hoy en día. 




Manuel y Esther buscan un trabajo que les llene y que les permita un sueldo digno. Sabemos que lleva mucho esfuerzo y trabajo de la mano, pero llevamos ya un año trabajando duro y de momento la cosa parace avanzar. Quieren ganarse la vida haciendo cosas que les llenen y dentro de cualquier actividad que tenga que ver con el medio ambiente, agricultura, ecología, etc. De la misma forma siempre intenta trabajar en ciclos cortos (comprando siempre materias primas a productores), y con conciencia ecológica, reciclable y social (nuestros envases están realizados por empresas sociales y trabajamos con materiales ecológicos y/o libres de productos químicos artificiales).




Intentan que sus productos supongan un "residuo cero" o bien puedan reutilizarse o revalorizarse fácilmente. La mayoría de los productos están realizados con materiales vegetales libres de abono o carga química. Usan humus de lombriz, arcillas, semillas de aromáticas (con certificación), sustratos ecológicos de semilleros, maderas, cerámicas, cartón reciclable, paja, etc. 

Al no tener un establecimiento abierto al público como tal, trabajan en un taller debajo de casa. El mismo taller les sirve de almacén para el stock. Su escaparate es la web. Es un modelo de negocio sencillo y de fácil apertura. Sí es cierto que no nos cuesta cargar la furgoneta y desplazarnos por medio país para ofertar nuestros productos en ferias y mercados, a los que nos desplazamos cada fin de semana.

En 11 meses de andadura han completado muchos kilómetros y ferias por gran parte del tercio norte de la península. Suelen moverse por mercados vintage y ferias de exposiciones de Cantabria, Asturias, País Vasco, Madrid y Barcelona. Son muchos kilómetros y muchas ferias a nuestras espaldas en tan sólo 11 meses. Llevamos contabilizadas hasta la fecha cerca de 90 días de participación en ferias y 30 mil kilómetros recorridos. Tratan de formar parte de las ferias y mercados más singulares y llamativos de cada ciudad (Mercado de Motores en Madrid, Palo Alto Market en Barcelona, Mercado del Ferrocarril en Gijón, ES Market en Santander, Open your Gambara y Sunday Market en Bilbao, etc) y como su producto tiene más de un enfoque, también ferias de artesanía y productos relacionados con la gastronomía (a nivel más regional). En EcoQuchu actualizan constantemente las fechas de participación en cada lugar, con lo que hacer un seguimiento de los puntos en los que podemos econtrarles en un plazo de 2 ó 3 semanas es sencillo.






Sobre la inspiración y el desarrollo de las ideas. Mentiríamos si dijéramos que tenemos reservados dos días a la semana para sentarnos en el tresillo de pensar a desarrollar nuevas creaciones. El proceso es mucho más simple que ésto. Tenemos la suerte de poder pisar muchas ferias en las que se ven últimas novedades, tendencias e ideas para decoración, diseño, etc. Simplemente todas esas cosas se nos van quedando en un cajón de sastre y cuando se enciende la bombilla de la inspiración desarrollamos nuestro producto teniendo en cuenta las tendencias. Si tenemos una dificultad técnica o de diseño buscamos sin descanso una solución hasta dar con ella. Sí es cierto que nos ponemos en la obligación de renovar y sacar un producto nuevo casi cada estación o fiesta señalada. No hemos estudiado diseño ni nada parecido, pero creemos que con algo de gusto y tesón cualquiera puede dar lugar a un producto útil y vistoso. Éso es lo que buscamos cada vez que queremos dar salida a una nueva línea.

A parte de un trabajo y un pequeño sueldo, EcoQuchu, está suponiendo un curso acelerado de cómo llevar una empresa. Hemos tenido suerte porque hemos podido empezar desde 0 sin hacer mucho ruido y más o menos el trabajo, a pesar del alto ritmo al que nos vemos sometidos en ocasiones, nos va empujando a recorrer nuevos caminos. Creo que coincidimos ambos al decir que hemos aprendido en 11 meses cuestiones empresariales y de trato con el cliente y el público que no se enseñan en ningún aula. Sabemos que nos queda muchísimo por recorrer y esperamos que así sea. Pero la formación que estamos obteniendo con este proyecto empresarial no se puede obtener en ninguna academia. Es algo nuestro y nos gusta. Estamos contentos con el camino recorrido hasta ahora. Y esperamos seguir adelante con la convicción de poder ganarnos la vida con un proyecto realizado por nosotros mismos.

En cuanto al futuro, a medio plazo les gustaría contar con una sede fija (con establecimiento físico abierto al público) y a corto plazo tienen pensado sacar a la venta nuevos formatos de mobiliario urbano. Más allá de ésto, nos gustaría retomar el proyecto inicial de esta andadura, con un poco más de capital y más experiencia. Todo va poco a poco y a la vez muy deprisa. De momento no tenemos más metas que éstas, que no creemos que sean cosa de coser y cantar.




Para terminar les preguntamos por su pieza favorita. La verdad es que nunca hemos pensado en ésto firmemente. No obstante creemos que el producto con el que más hemos acertado hasta la fecha es con la jardinera de cultivo de aromáticas. Es un pack muy completo y listo para poder iniciarse en el tema del cultivo desde 0. Cabe en casi cualquier sitio y gusta a niños y mayores. Si tuviéramos que elegir un producto estrella creemos que sería éste: Kit para el cultivo de aromáticas, aunque estamos desarrollando un nuevo producto que es posible que pase a ocupar el primer puesto.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.