miércoles, junio 24, 2015

Montag 73

Montag significa lunes en alemán: idioma materno de Andreas Bogner, el diseñador austriaco (aunque madrileño de adopción y corazón), director creativo de esta nueva etiqueta de moda y accesorios unisex, urban-chic y handcraft in Spain, que abarca (por ahora) shopping & street bags, pajaritas, cazadoras y camisetas y una exclusiva línea de zapatillas masculinas. todas ellas piezas únicas que se presentan en formato micro-colecciones de ediciones limitadas (nunca más de 50 por modelo pues su número está limitado por los metros de tejidos disponibles), y confeccionadas por artesanos españoles (de Madrid, Toledo, Alicante…) seleccionados de entre los mejores de cada especialidad.

73 es su año de nacimiento, el de Andreas, alma creativa y cara visible de Montag 73, una etiqueta que defiende la exclusividad accesible, la singularidad, la creatividad sin restricciones, la cercanía (con los fabricantes y los compradores), el compromiso con el sello español y la colaboración y apoyo mutuo entre creadores de distintas áreas (artesanos, fotógrafos, costureros, ilustradores, comunicadores, estilistas, bloggers, diseñadores gráficos, etc)







Montag 73 es tanto un proyecto profesional como una aventura personal incluso una necesidad vital: la de compartir con los muchos que lo han venido solicitando, la personal y única visión de Andreas sobre la moda. Una filosofía marcada por el free-positive-thinking vs la negativa estandarización institucionalizada. La espontaneidad creativa individual vs la sensación de ‘obligatoriedad’ de acatar las tendencias masivas.


El ideario Montag 73, que se asienta sobre nociones como contraste, autoafirmación, compromiso, pasión, opuestos complementarios, liberarse de prejuicios y dejar fluir el impulso creativo sin límites, implica una firme apuesta por un estilo personal pero totalmente transferible, la masculinidad unisex, y la moda que es a la vez anti-moda… ¿qué? ¿cómo? menuda contradición ¿no? sí, ¡por supuesto!: la contradicción propia de la psique humana en general y del artista en particular, es precisamente la base del espíritu Montag 73: un perfectamente engranado juego de opuestos en el que ciertas nociones, en apariencia contrarias, se fusionan entre sí plasmándose en collages de tejidos, ilustraciones, colores y estampados dispares pero que, ‘misteriosamente’, acaban por encajar de forma armónica y precisa, representando una invitación a la solidaridad y el respeto mutuo entre posturas, opiniones y estilos enfrentados.   










¿Cómo empieza todo? Montag 73 parte de un impulso no planificado. Estamos en una fría madrugada de diciembre de 2013. Andreas Bogner no logra conciliar el sueño. Piensa en el futuro. Se plantea por dónde ‘tirar’, cómo reconducir su carrera tras haber decidido poner fin a Matane (la firma cosmética que había creado y en la que había puesto su alma, creatividad y esfuerzo durante los últimos 5 años), y, de pronto, ¡una imagen nítida en su cabeza! La de un original bolso masculino de patchwork, mezcla de aquellos retales de algodón con estampado militar y polipiel grabada con calaveras que había comprado en su último viaje a París sin entonces, saber muy bien por qué había sentido la necesidad de de adquirirlos. Andreas se sienta a dibujar…y voilá!: el amanecer le sorprende en su estudio, dando los últimos toques al boceto del que sería el primer shopping bag Montag 73. Al día siguiente, con la ayuda de un amigo costurero, su diseño nocturno toma forma corpórea y, orgulloso de su ‘obra’, Andreas cuelga la foto del bolso en sus redes sociales y sale a la calle con él al hombro. Un par de horas después, y tras un sinfín de espontáneas preguntas a-piede-acera (-“disculpa, ¿me podrías decir dónde te has comprado ese bolso?”-), sus cuentas de facebook e instagram ‘arden’ con una auténtica ‘avalancha’ de solicitudes: “quiero un bolso como el tuyo, ¿dónde puedo comprarlo?”.

¿Quiénes son los clientes-amig@s Montag 73? Pues, sorprendentemente, aunque tanto aquel primer bolso de Andreas, como los que han seguido así como el resto de piezas Montag 73, siempre son diseñadas pensando en masculino, resulta que, en la práctica de consumo, atraen a un público unisex, además de internacional y multicultural. un ‘variopinto’ grupo de amigos Montag 73 que incluye desde brokers londinenses hasta skaters trotamundos, abogados parisinos, surferos vascos, una pintora con sede en Niza o un diseñador gráfico de Copenhague, relaciones públicas madrileñas, publicitarios catalanes, artistas canarios, andaluces y estadounidenses, estilistas y bloggers de toda Europa…
  



Andreas Bogner (Viena. 30/03/1973) arrancó su trayectoria profesional con sólo 18 años entre fogones. un trabajo que le permitió independizarse y aprender a cocinar, pero que no le apasionaba. por eso, como el hombre vitalista, pasional y aventurero que es, Tras ‘juntar’ unos pequeños ahorros, en 1992 se ‘lió la manta a la cabeza’ y puso rumbo a parís con un objetivo (o más bien dos) en mente: encontrar el amor, tanto personal como laboral. Misión cumplida: en París se enamoró de un hombre (su actual marido) y de una profesión, la moda, un flechazo cuyo influjo nunca le ha abandonado, pese a que se produjo de forma casual, a través de su primer trabajo en la capital francesa, como parte integrante del equipo multidisciplinar que puso en marcha la renovación del hoy ya mítico Hotel Costes. El aperturista, experimental, ultrafashionista y avant garde ‘universo costes’ de los 90’s fue el detonante para que la creatividad de Andreas emergiera, llevándole a lanzarse como diseñador de moda, creando varias colecciones propias para las que incluso llegó a organizar desfiles en el café Beaubourg y en la embajada de Austria. Sus diseños captaron la atención de la empresa japonesa Onward Kashiyama, cuyos directivos contactaron con Andreas para ofrecerle el puesto de director de compras para las firmas Helmut Lang, Martin Margiela, Jean Paul Gaultier, Viktor&Rolf, Alexander Mcqueen,  labor que desempeñó con éxito durante 5 años, hasta que, un traslado laboral de su pareja a españa, hace que Andreas, una vez más, anteponiendo el amor, deje su puesto y París. En el año 2000 ‘aterriza’ en Madrid y abre una tienda propia en la zona de Salesas en la que vende tanto sus propios diseños como firmas de creadores emergentes (una apuesta constante a lo largo de su vida: la de apoyar a los jóvenes talentos de diferentes áreas creativas). En 2006, en los albores de de la crisis financiera, ficha como consultor en una empresa especializada en sastrería que, 1 año después y un diagnóstico de estrés mediante, abandonaría en pos de un cambio de rumbo basado en la necesidad vital-profesional de renovarse, externa e internamente, deshacerse de las energías negativas y recuperar la positividad, la energía creativa… y la paz. De esa renovación emergió un ‘idilio’ con el
mundo de la belleza natural, el yoga y el wellness que desembocó en la creación de Matane: una firma de cosmética aromaterapéutica ecológica, que duró 5 años. Durante su periodo cosmético-Matane, Andreas nunca se desligó del todo de su verdadera pasión, la moda, con la que se ha reencontrado profesionalmente en diciembre de 2013 pues, un cambio en la legislación cosmética supuso la triste decisión de poner fin a Matane pero también trajo consigo el feliz nacimiento de Montag 73.



Las nuevas y exclusivas zapatillas by Montag 73, inspiradas en la reflexología podal, siguen los pasos del calendario fashionista más urbanita. ¿Cómo? combinando materiales de primerísima calidad que trasladan las tendencias más punteras del globo a los pies a través de 4 originales estilos: urban, design, casual y relax. Una colección en formato de mini-colecciones en edición limitada, 50 unidades por modelo, que rompe con el clásico “para estar guapo hay que sufrir”.

Desde que tengo uso de razón soy un fiel amante de los zapatos y en mi cabeza siempre ha estado la idea de crear una línea de calzado capaz de aunar 3 nociones que, en apariencia, podrían parecer opuestas entre sí: comodidad + tendencia + reflejo de la personalidad individual-. Tres premisas que considero claves para el perfecto street style masculino.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.