viernes, septiembre 18, 2015

El año sin verano


Madrid 2013. Agosto. El edificio está prácticamente vacío. Un manojo de llaves abandonado es el único que recibe a nuestro protagonista. Un periodista que este verano tendrá que pasar en Madrid el mes de agosto. Su idea es avanzar en su nueva novela, esa que sus editores esperan y que tendrá a su abuela y su historia como protagonistas. Pero ese manojo de llaves abandonado y la ausencia de vecinos le llevarán a iniciar una aventura por esas casas vacías aunque llenas de historias como la de Simón y Ana.

Me ha gustado El año sin verano. Es una historia de amor, principalmente, aunque también un poquito policíaca y misteriosa. También nostálgica. 

Nos encontraremos con dos hilos conductores, uno en 2013 y otro que nos llevará a 1983. Iremos conociendo a los vecinos del edificio en los dos años y tendremos que averiguar que le pasó a Ana aquella mañana del 20 de septiembre de 1983. ¡Todo un misterio!

Carlos del Amor tiene mucha sensibilidad en su prosa, mucha naturalidad, así que la novela se lee muy rápido y muy agustito. De hecho, no quieres dejar ese edificio y a sus ocupantes. Ya son como tus vecinos. 

Me ha gustado también la combinación de tiempo real y pasado, de realidad y ficción. ¿Nuestro protagonista podría ser Carlos? También el reconocer los lugares que el protagonista recorre para ir de casa al trabajo, sus charlas con el jardinero Jorge,... Y las confidencias que como escritor nos va desgranando entre sus páginas. Todo muy personal y cercano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.