miércoles, marzo 16, 2016

Swinging Chicks, ropa que se inspira en los años 50 y 60



María Lareo es la diseñadora de Swinging Chicks. Esta aventura en la que me encuentro ahora comenzó hace ya unos años.



Comenzó haciendo réplicas de vestidos de los 60s, vestidos de corte A line y Baby Doll, vendiéndolos online como ediciones limitadas.

María nos cuenta que allá, por el 2008, en su ciudad natal La Coruña, donde se dedicaba a organizar fiestas de música negra a las que asistían personas de todas partes del mundo. Todos los veranos organizaban un festival, y cada fin de semana pinchaban vinilos en los bares locales. Las chicas que se mueven en esos círculos son bastante coquetas y les gustaba estrenar modelitos en cada fiesta. Algunas se quejaban de que no encontraban tallas en los vestidos vintage que normalmente se compraban en eBay y que siempre los tenían que arreglar. De ahí surgió la idea.

María estudió diseño gráfico y publicidad, le gusta todo lo que tiene que ver con el diseño. Ningún miembro de su familia  se dedica a este mundo. María es hija y nieta de pescadores, supongo que si hubiera nacido niño ahora sería patrón de barco.

A finales de 2008, y por razones personales, decidió mudarse a Arnhem (Holanda) y una vez allí, creó su propia  empresa. Los comienzos fueron bastante duros, nos cuenta Maria, pero tuve la suerte de poder vender mis vestidos en una tienda en Arnhem.

Leonie Mizee y William Van D.  apostaron por ella y su trabajo y le permitieron  vender sus creaciones en su tienda. Podemos decir que allí, Swinging Chicks empezó a tener una clientela mucho más variada o que poco o nada tenía que ver con la escena soul.

Nuestro nombre hace referencia a la época de los 60 en Londres. Swinging London fue la efervescencia cultural que vivió la ciudad en esa época y que convirtió a la ciudad inglesa en la capital mundial de la cultura y de la moda juvenil. Y de ahí el origen de la marca, el término Swinging se utilizaba en aquella época para referirse a lo hip o lo moderno, lo que por aquí denominaríamos Ye-ye.



A Maria le gusta lo que hace. Y aunque son tiempos difíciles para artesanos y gente creativa, ella está encantada. Le encanta que su clienta adquiera un vestido suyo, lo tenga en el armario, lo disfrute, se lo ponga y se sienta a gusto con él. Al fin y al cabo para eso hacemos nuestra ropa. Toda la producción se desarrolla en Galicia, de manera artesanal y pieza a pieza con mucho mimo. Sacamos 2 colecciones al ano y algunos de nuestros modelos solo vienen en tiradas muy limitadas.

En cuanto a inspiración y referentes, se inspira mucho en el mundo de la música, obviamente el reggae, el soul, R&B pero también otros artistas que nada tienen que ver con ese mundo. Gente como Kim Gordon, Debbie Harry, actrices de los años 50 y 60 como Jayne Mansfield, Sharon Tate, Catherine Denueve, Mia farrow. En cuanto a diseñadores/creadores, le gusta mucho Marc Jacobs y Alexander Mcqueen 

Me gusta definir nuestro producto como ropa retro chic, para mujeres felices y con personalidad. Me gusta la elegancia y la sencillez de épocas pasadas. Mis vestidos son aniñados, recuerdan a la infancia...pero con un toque sexy y femenino al mismo tiempo.

Le encanta el trabajo de diseñadores de la época de los 50 y 60 , además de Marc Jacobs, Vivienne Westwood en la actualidad, y españoles le gusta mucho Lidia Delgado, Ion Fiz, La casita de Wendy, 

Siempre trabajan con materiales como poliéster, algodón, stretch, paño, príncipe de gales, scottish. Acercarse lo más posible a los materiales que se utilizaban en esa época. También trabajan con tejidos de lana, lazos de raso, terciopelo…




Además de tener sus vestidos a la venta en varias tiendas de Holanda y España, vende online a través de su web. Y están centrados en la búsqueda de puntos de venta en España, tiendas con encanto dónde podamos vender nuestras colecciones. Si tenéis una tienda y queréis contar con Maria podéis enviar un mail a swinging_chicks@hotmail.com.

Su producto estrella es el vestido, aunque también realizan abrigos y complementos varios. Para Maria, las clientas lo son todo, por eso su ropa está hecha con el corazón.

Le gusta la atención personalizada, y ayudar en lo que podamos, medidas diferentes, cambio de colores si fuera necesario, etc. Nosotros tratamos al cliente como nos gustaría que nos trataran a nosotros.

Han realizado vestuario para compañías de teatro y danza de Alemania y Holanda. Sus vestidos han aparecido en la revista One Magazine de Nueva york y Dew Magazine UK.

Aunque Maria es diseñadora gráfica, se dedica a Swinging Chicks a full-time.





Han participado en ferias en los Países Bajos, pop up stores y reuniones de jóvenes diseñadores. En España todavía no hemos tenido esa oportunidad. Miramos al futuro con mucho positivismo porque de verdad creemos en lo que hacemos y en la moda sostenible. 

El vestido que más les gusta y el que sin duda se ha vendido más es LILLY y a él le debemos continuar con ¡tantas ganas!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.