martes, junio 14, 2016

La hija de la bailarina rusa. Ilustraciones&little things

La hija de la bailarina rusa no es una marca de ilustración, ni una marca de moda, ni una marca de papelería. Es un proyecto que nace gracias al tesón de una abuela que vive en una granja destartalada de Rusia. Una abuela que pasa las noches en vela tejiendo aletas y zurciendo los rotos de los sueños para que sus tres nietas Vova, Alllochka y Klava puedan volar. 

Vova Pezlotroska es la autora de los dibujos que ilustran cuadernos, láminas, tazas, agendas, sudaderas, carpetas... Y así volando entre artículos de papelería llega desde junio de 2013. 

Detrás de Vova Pezlotroska está Victoria Castro, una periodista coruñesa que dejó todo para volar con este proyecto que va creciendo poco a poco y que ya cuenta con puntos de venta en Galicia, Euskadi y Francia. 

La hija de la bailarina rusa cuenta además con una amplia experiencia en montajes de mercados-pop up. Durante tres ediciones ha organizado junto con otras marcas L’été, en A Coruña y Sanxenxo, con un gran éxito de público gracias a los espacios elegidos (antiguas salas de juego, garajes mecánicos en desuso). La presentación del producto evoca siempre ese pasado ruso presente en todas sus creaciones. 

Los dibujos de las diferentes colecciones son acuarelas (y algún que otro acrílico), originales de Vova Pezlotroska. Casi todas las ilustraciones son un reflejo de la infancia rusa de Pezlotroska, un homenaje a la abuela Nicolashka y una evocación de los olores y colores que conformaban aquel universo mágico y romántico. Un universo que la autora describe en su blog por el que, a través de pequeñas historias, podemos conocer a los personajes y lugares que formaban parte de aquel mundo.











Todos los productos de papelería y librería están elaborados de manera artesanal por los alumnos de la Fundación Adcor de ayuda a los discapacitados. Ellos son quienes en sus propios talleres realizan un perfecto acabado de cuadernos, carpetas, agendas... 




















La hija de la bailarina rusa es capaz de autofinanciarse. La venta fundamentalmente es on line aunque también vendo en Nelybelula un concept store de A Coruña, Gris Piedra, en la Provenza francesa y Ma Petite en Pontevedra. Pero sobre todo, a través de Internet y de pop ups.

El objetivo es que mi marca continúe creciendo, consolidándose y que me permita seguir soñando. Creo que poder soñar, con un mínimo de afianzamiento en el suelo, es un gran proyecto...




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.