jueves, noviembre 03, 2016

Niru Joyas, joyería artesanal

Desde niña, Irene siempre ha tenido vocación artística. Pintaba, coloreaba y sobre todo recortaba, jaja, sí, recortaba, mi padre me llamaba "manostijeras" porque decía que era capaz de transformar un papel en miles de trocitos irrecogibles. 

Siempre tuvo vocación por todo lo artístico y siempre quiso estudiar bellas artes, pero optó por estudiar un bachillerato técnico para no "cerrarme puertas". Error, la verdad. Fue culpa mía porque tampoco tenía las cosas tan claras como para imponerme a la decisión de mis padres y finalmente me metí a Derecho. Allí mal-estudié 4 años y mal-aprobé. Al final se matriculó en la facultad de enfrente, la facultad de Ciencias y cursó mi 5º año de derecho a la vez que cursaba Gemología. Al fin se desvinculó de derecho y siguió formándose en ciencias, haciéndose "especialista en diamante". Cuando terminó se preguntó:- "¿Y ahora qué?", las piedras son muy bonitas pero el 90% de las veces van en joyas, así que empecé joyería técnica en Barajas, y aquí nació Niru Joyas, de la mano de mis dos compañeros de taller (Rubén y Amparo) con quienes me busqué un taller.

 Niru, porque aunque se llama Irene desde niña sus amigas la llamaban así, sin ningún sentido ni significado, todos me llaman así. Logo: un elefante, es para mí la representación de mi abuela quien para mí era alguien súper especial. Color: el rosa; yo soy rosa, me encanta el rosa, me parece un color dulce, naif, femenino y que me define a mí y a mucha gente.

Empezó en la escuela de Arte3 a estudiar Diseño de joyería y sí, esto por fin sí era lo que yo quería. La joyería contemporánea es la expresión máxima que puede alcanzar un joyero, al igual que lo hace un pintor o un bailarín. Es consciente de que en España esto no es algo que se entienda pero todo llegará. Por el momento sobrevivo haciendo piezas más demandadas por la gente y solo cuando gano algún dinerillo extra invierto en hacer alguna pieza más especial.


Niru, Irene, realiza todo tipo de piezas, da igual para quien, hombre, mujer, niños, bebés etc. Da igual la tipología de la pieza, cuanto más rara mejor, y da igual el material. Esos clientes que se dirigen a mí y me dan su idea y me piden que les diseñe algo como lo que están pensando, esos, son mis favoritos. Niru, trabaja de tres maneras: el metal desde cero, lo conforma, suelda y acaba de principio a fin a mano; en cera, modelando varios tipos de ceras para obtener detalles, piezas más orgánicas o texturas que luego funde al metal y trabaja a mano. Y en 3D, diseñando en el ordenador los detalles más extremos y las piezas más geométricas y precisas.

Los materiales que utiliza son oro, plata, latón, bronce, cobre, alpaca, aluminio... siendo el más potente la plata y usando baños algunos casos. Por lo tanto en Niru Joyas puedes encontrar chupeteros de plata para bebés, anillos de perlas y pendientes pequeños para niñas, gemelos para hombres y todo tipo de piezas para mujeres de cualquier edad.

Niru trabaja en su taller de la calle Esparteros, en el centro de Madrid, donde cuento con los mejores compañeros para un perfecto ambiente y buen rollo, es un sitio donde siempre quiero estar, donde todo es alegría, donde me siento en casa y donde soy tremendamente feliz.















Siempre realiza colecciones con un factor común de idea y material, de tal manera que la gente vea la misma conexión que ella siente. También realiza encargos, que son algo con lo que disfruta mucho. Y muy de vez en cuando realiza alguna pieza de autor para su resarcimiento personal. Mis colecciones van variando de inspiración y nacen, crecen y por último se cierran, pero, hay una colección que no va a cerrar nunca, una colección que no tienen tipología ni material ni nombre ni nada asignado, y es la de los elefantes, creo que siempre habrá algún elefante que se me venga a la mente y ahí estaré yo para darle forma.





La inspiración puede venir de un cuadro, una canción, un color, un lugar, un olor, un sentimiento... Lo que si que me he dado cuenta y es totalmente sin querer es que las colecciones que he ido haciendo tienen un factor común y es mi familia. Mis abuelas, mis padres, mis hermanos y mi novio son mi inspiración. 
  





Niru Joyas ha participado en ferias y mercados: Nómada, MCD en el matadero, Molly en el COAM y Malasaña Market en el mercado de Barceló. También, de vez en cuando, celebran eventos en el taller para que la gente vea nuestro espacio y nuestros nuevos trabajos. Esto también ocurre cuando vienen con encargos al taller, les enseñamos todo para que ellos se sientan totalmente dentro del proyecto.


Niru Joyas le ha aportado muchísimas cosas positivas y alguna negativa, pero las negativas son despreciables. Me aporta felicidad, es mi vía de expresión, constantemente mi mente diseña piezas y transforma ideas en colecciones. Siempre pienso, "¿Qué estaría diseñando Picasso antes demorir? Y Gaudí?  ¿Y Cartier?" Tengo tantas tantas ideas a lo largo del día y de la noche que no voy a tener vidas para representarlas todas.





En cuanto al futuro, muchos proyectos, pero el más importante, que todo salga bien y Niru Joyas se convierta en su seguro de vida y de trabajo. 







Irene nos confiesa que no tiene ninguna pieza favorita. Hay piezas que son muy agradecidas porque con poco trabajo quedan resueltas y se venden bien. Otras por el contrario cuestan más en todos los sentidos y la gente las acepta peor. Hay de todo. Lo que sí que me gusta son las tipologías atípicas; las piezas que cambian lo tradicional, esto es algo que se acerca a la joyería contemporánea y que por lo tanto en tema "ventas" flaquea. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas anónimo. Identifícate siempre. Queremos saber quién eres. Los comentarios anónimos podrán ser borrados. Muchas gracias.